Motiva a Héctor Bonilla presentarse por primera vez en Teatro Arlequín

El actor Héctor Bonilla expresó que se siente motivado por participar en la despedida del Teatro Arlequín (que próximamente será remodelado), donde a partir del 8 de mayo iniciará temporada de la puesta en escena "Almacenados", en la que comparte crédito con su hijo Sergio, bajo la dirección de Fernando, su otro hijo.

"Nunca había trabajado aquí, sé que lo van a remodelar y me conmueve ver el mantenimiento y cuidado que tienen sus butacas (...) es un viejo teatro con toda la concepción que teníamos", comentó en conferencia de prensa.

Al respecto, el actor dijo que regresa feliz y emocionado a "Almacenados", toda vez que es una obra con mucha vigencia y crítica social.

Con gran elocuencia, Bonilla hizo una comparación entre la obra de David Desola, "Almacenados", y Miguel de Cervantes Saavedra, "Don Quijote de la Mancha".

"La obra de Cervantes Saavedra resume la historia de la humanidad a través de dos personajes que representan los dos polos de la humanidad, como lo es el Sol y la Luna. Todos somos un poco Don Quijotes y otro Sancho, y evidentemente Quijote es la utopía o el anhelo del socialismo, mientras que Sancho es el símbolo del capitalismo".

Bajo este tenor, expuso que "Almacenados" es de alguna manera la simplificación de eso, porque es una historia en la que un joven llega a un lugar podrido donde se encuentra con un viejo que sólo cumple con su deber. Es una crítica brutal a la sociedad, porque cumplimos un poquito y aceptamos las imposiciones, nos manifestamos pero no hacemos nada por cambiar".

Señaló que esta pieza, cuyo estreno en 2012 estuvo bajo la dirección de Fernando Bonilla, fundador de la compañía Puño de Tierra, invita que los espectadores, sobre todo, los jóvenes busquen transformar la sociedad.

"Almacenados", que desde su estreno ha gozado de la empatía de un amplio y diverso público, estará en temporada del 8 de mayo al 28 de junio, de viernes a domingo, en el Teatro Arlequín.