Reporta PMA desaparición de tres de sus trabajadores en Sudán del Sur

El Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA) reportó hoy la desaparición de tres de sus trabajadores que llevaban ayuda a pobladores del estado Alto Nilo, noreste de Sudán del Sur.

En un comunicado, la agencia humanitaria, que brinda asistencia a alrededor de 80 millones de personas en 75 países, expresó su preocupación por su personal, desaparecido el pasado día 1, cuando viajaban de la ciudad de Malakal a Melut para llevar ayuda a la población.

"Estamos muy preocupados por la suerte de nuestros compañeros desaparecidos y estamos trabajando duro para su retorno seguro", afirmó Ertharin Cousin, directora ejecutiva del PMA en la declaración, difundida en esta capital, sede de la agencia de la ONU.

La responsable del PAM destacó que su personal corre "enormes riesgos todos los días para facilitar ayuda vital a personas con grandes necesidades".

Los tres miembros del personal del PMA desaparecidos viajaban en un convoy, llevando alimentos a miles de personas afectadas por el conflicto, cuando estalló un combate a lo largo de la carretera por la que viajaban, según testigos.

"El PMA perdió el contacto con los tres hombres y no se ha sabido nada de ellos desde entonces, a pesar de los intensos esfuerzos realizados", subrayó la declaración de la mayor agencia que lucha contra el hambre en el mundo, proporcionando asistencia para mejorar la nutrición de la gente.

La desaparición se produce en un contexto de deterioro de la seguridad y aumento del acoso a los trabajadores humanitarios en todo el país. El PMA teme que el empeoramiento de la inseguridad en algunas partes de Sudán del Sur haga más difícil para las agencias humanitarias llegar a las comunidades afectadas por el conflicto.

"Estamos igualmente preocupados por el bienestar de personas inocentes, especialmente mujeres y niños, que sufren las consecuencias de este conflicto", añadió Cousin y agregó que el PMA está comprometido a ayudar a la gente de Sudán del Sur de la mejor forma posible.

Pero, agregó la directora ejecutiva, no podemos llevar a cabo nuestro trabajo para salvar vidas "a menos que las autoridades nacionales y locales estén dispuestas y sean capaces de proteger al personal humanitario".

Debido a la creciente preocupación acerca de la seguridad de su personal, el PMA está evaluando su capacidad para trabajar en algunas partes del estado de Alto Nilo y planea reducir temporalmente sus operaciones en las áreas que nos son seguras para trabajar.

De acuerdo con Naciones Unidas, 10 trabajadores humanitarios han sido asesinados en el estado de Alto Nilo desde el inicio del conflicto en Sudán del Sur hace más de 16 meses.