Estancamiento de agua provoca muerte de peces en Río Bravo

El estancamiento del agua por un amplio periodo de tiempo y la baja demanda bioquímica de oxígeno, propiciaron la muerte de peces en el canal Anzaldúas, del municipio de Río Bravo, Tamaulipas.

El director general de la Comisión Estatal del Agua en Tamaulipas (CEAT), Jaime Felipe Cano Pérez, indicó que como medida preventiva se procedió a suspender el abasto público por espacio de varias horas, además de realizar un recorrido por la zona afectada.

"Pudimos comprobar una gran cantidad de peces muertos y flotando en las inmediaciones de la planta de bombeo que abastece a la potabilizadora en la ciudad de Río Bravo, por lo que de inmediato se aplicó un programa para resolver dicha situación", dijo.

Cano Pérez subrayó que la Comisión Nacional del Agua (Conagua) determinó que la causa más probable del evento fue la baja en la demanda bioquímica de oxígeno, luego de un largo tiempo del agua almacenada.

Explicó que el almacenamiento del líquido propició una disminución en la cantidad y calidad del agua represada, lo que condujo a una disminución del oxígeno disuelto y propició la mortandad de peces.

Precisó que para mejorar la calidad del agua, se realizó un incremento del gasto del canal Anzaldúas, pasando de 6 metros cúbicos por segundo hasta un gasto de 30 metros cúbicos por segundo, "para que el agua estancada empezara a transitar aguas abajo y su desecho a un dren mediante desfogue".

Enfatizó que de esta forma se restituyó la totalidad del agua que existía y a través de este mecanismo, se logró mejorar la calidad de la misma.