Insuficientes esfuerzos en EUA para reducir consumo de drogas

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández Alvarado, consideró hoy que la persistencia de problemas de seguridad en Centroamérica, utilizada como ruta de tránsito de las drogas, reflejan la insuficiencia de esfuerzos en Estados Unidos para reducir el consumo.

Aunque cifras oficiales apuntan a una reducción en el consumo de drogas en Estados Unidos, dijo el mandatario hondureño que hay quienes las disputan, haciendo notar que los niveles de usuarios de heroína y metanfetaminas han ido a la alza.

Hablando aquí en un foro organizado por el Centro Woodrow Wilson de estudios escolares, el mandatario indicó que la persistencia en el consumo de cualquier droga incide en las tendencias generales al hacer notar que este tiende a "migrar".

"Si usted me pregunta si se ha hecho suficiente (para reducir el consumo en Estados Unidos), tengo que decirle que no, porque si no, no tendríamos los niveles de problemas que tenemos en Honduras", señaló el ser cuestionado en ese sentido.

De acuerdo con cifras de la Oficina Nacional de Control de Drogas de la Casa Blanca (ONDCP), las muertes por el consumo de heroína se incrementaron un 45 por ciento entre el 2006 y el 2010.

Con todo, Hernández se dijo satisfecho con la cooperación antidrogas con Estados Unidos, al apuntar que el dialogo que se mantiene "es de mutuo respeto y en términos de dignidad", haciendo notar que ahora Washington reconoce su parte en este problema.

Apuntó que con el Plan para la Prosperidad "creo que estamos en la ruta adecuada y esperamos que el Congreso (de Estados Unidos) nos apoye".

La administración del presidente Barack Obama presentó este año una solicitud al congreso para aprobar una partida de mil millones de dólares para impulsar la estabilidad y el crecimiento económico en Centroamérica, y en espacial en los países que componen el llamado triángulo norte: Guatemala, El Salvador y Honduras.

El énfasis en esas tres empobrecidas naciones responde a los altos niveles de violencia y criminalidad que padecen como consecuencia del tráfico de drogas, presentando ahora tres de las cinco tasas más altas per capita de asesinatos en el mundo.

El mandatario centroamericano citó estadísticas oficiales según las cuales entre el 80 y 90 por ciento de la violencia en Centroamérica y México tiene su origen en el trafico de drogas.

Hernández reconoció la necesidad de un debate sobre la conveniencia de legalizar o despenalizar el consumo de drogas como la mariguana, pero insistió que este debe tener un sólido componente científico y de información.

"Me parece que lo que la ONU está haciendo es algo oportuno. Tenemos que aprovecharlo y los gobiernos tenemos que participar", señaló el mandatario.

Sin embargo, evitó en todo momento adoptar una postura sobre este tema pese a los reiterados cuestionamientos de que fue objeto durante su presentación.