Presentan "Asesinos inocentes" en Festival de Cine de Málaga

Con un drama con tintes de humor negro, el sevillano Gonzalo Bendala presentó en la XVII edición del Festival de Cine Español de Málaga su primer largometraje "Asesinos inocentes", con el que compite en la Sección Oficial.

En el salón Rossini del Teatro Cervantes, el sevillano, acompañado de todo su elenco, explicó que "Asesinos inocentes", en la que actúa Miguel Ángel Solá, es un proyecto que lleva desarrollando desde hace mucho tiempo.

Anotó que es una historia basada de algún modo en la vida real, parte de un suceso de los años 30, en la América de la ley seca, que le llegó como un relato que leyó, pues periodistas y literatos se hicieron eco de la misma.

"El suceso fue calificado en su momento como el asesinato más desastroso de la historia, pues se trató de un hombre que tuvo más de 30 intentos de asesinato en su persona sin lograrlo, y de hecho fue llevado a un musical de Broadway y yo hice un corto que se llama 'El orgullo'", dijo.

El realizador relató que las situaciones que viven sus personajes "son muy graves, sufren experiencias extremas", pero que son esas circunstancias "las que hacen realmente reír al espectador, de la inverosimilitud de lo que los ocurre y de su sufrimiento".

El director novel, que anteriormente acudió al Festival de Málaga como productor de "Los niños salvajes", subrayó que de alguna manera su película es "un canto a la vida, una película vitalista y optimista con la idea es que por muy mal que estén las cosas, hay que mirar hacia adelante porque siempre hay salida".

El realizador presentó el filme con todo el equipo del mismo, compuesto por Maxi Iglesias, Aura Garrido, Javier Hernández, Luis Fernández y Alvar Gordejuela, así como la productora Marta Velasco.

Miguel Ángel Solá estuvo ausente porque se encuentra rodando una serie en Buenos Aires.

El elenco de actores subrayó el buen ambiente durante el rodaje y la importancia de que el realizador tuviera las cosas "tan claras con todos los personajes", como destacó Aura Garrido.

"Gonzalo siempre tuvo claro la película que quería hacer. Y eso nos ha facilitado mucho las cosas", añadió.

"Para mí ha sido la película ideal para estrenarme en un largometraje. Ha habido mucha energía positiva y las cosas han ido muy fáciles con Gonzalo", subrayó por su parte Javier Hernández, algo en lo que coincidieron tanto Maxi Iglesias como Luis Fernández.

Igualmente, el equipo quiso destacar el trabajo de Miguel Ángel Solá, "no sólo por su labor profesional, sino por su magia, por todo lo que hemos aprendido de él como personas".

A su vez, Marta Velasco, productora de "Asesinos inocentes", destacó que desde que leyó el guión en 2009 entendió que "ésta era una historia que debía ser contada".

"Hemos tardado cinco años en financiarla porque teníamos el hándicap de que Gonzalo es un director novel y que era una mezcla de géneros. Pero el guión era tan bueno que se ha conseguido", concluyó.

"Asesinos inocentes" narra la historia de Francisco Javier Garralda, un irresponsable universitario que debe dinero al peligroso dueño de un taller de barrio.

Lograr un empleo le permitiría saldar su deuda, pero le piden el título académico y un suspenso en psicología lo separa de su objetivo. En la revisión del examen, el misterioso profesor Espinosa le dice que solo aprobará si hace un trabajo: asesinarlo.

Garralda rechaza inmediatamente la proposición. Desesperado, Espinosa le ofrece el dinero que necesita y Garralda, amenazado por sus acreedores, acaba aceptando, pero implicará a tres compañeros de clase y la situación se volverá contra ellos.