Software para detectar cáncer de mama evitaría biopsias en tumores

Científicos del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) del Instituto Politécnico Nacional (IPN) desarrollaron un software que analiza imágenes de ultrasonido para detectar cáncer de mama, con el cual se evitarían hacer biopsias en tumores benignos.

El propósito de este programa computacional es predecir con alta exactitud si una lesión es benigna o maligna, indicó el científico de la unidad Tamaulipas, Wilfrido Gómez Flores, en una entrevista con Notimex.

El científico detalló que ahora trabaja para que el software dé el resultado en la escala BI-RADS, pues daría una probabilidad de malignidad con la que están más familiarizados los radiólogos y cuyo prototipo estaría listo en tres años.

Subrayó que el sistema no pretende sustituir al radiólogo pero sí ayudarle, sobre todo si es un especialista poco experimentado o si hay duda en algún caso, ya que al usar el software el radiólogo podrá tener una mejor decisión para recomendar hacer una biopsia.

Esta herramienta procesa en cuatro etapas las imágenes del ultrasonido. La primera de ellas consiste en reducir el ruido que todas las imágenes de ultrasonido tienen.

"Se le pasa un filtro para que la imagen no se vea tan sucia e incluso si es una imagen que tiene bajo contraste, es decir que no se puede distinguir bien la lesión del tejido de alrededor, mejora el contraste", detalló Gómez Flores.

Una vez que la imagen está limpia y bien contrastada, la segunda fase denominada de segmentación separa la imagen del fondo o del tejido adyacente para obtener lo que llaman región de interés.

En este paso se produce una imagen binaria, es decir en blanco y negro. Lo blanco es la lesión o el tumor, que es lo que nos interesa y lo negro, es la parte del fondo.

La siguiente etapa extrae las características de la lesión tomando en cuenta dos atributos: los morfológicos, que cuantifican la irregularidad del contorno para caracterizar la forma de la lesión y su orientación, y los de textura, pues cada una está relacionada con un tipo de tejido y se sabe que en los tumores malignos, la textura es muy heterogénea.

Los resultados de esta fase son numéricos y permiten al clasificador, de la última etapa, determinar si la lesión es benigna o maligna al analizar un nuevo caso.

Gómez Flores agregó que el software podría ser una alternativa a la falta de radiólogos que hay en el estado de Tamaulipas y con la cual también se podría ahorrar dinero y tiempo.

En la actualidad, el especialista trabaja en un convenio con el centro UNEME-DEDICAM que le permita acceder a más datos para añadirle al software, ya que solo cuenta con dos mil, lo que también permitiría usar este sistema clínicamente.

Agregó que este trabajo, en el que lleva 10 años, colabora con investigadores de la Universidad Federal de Río de Janeiro de Brasil que desarrollan un sistema de mastografías, con el fin de integrar estas dos herramientas para tener un mejor diagnóstico.

De acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) al año se diagnostican 1.3 millones de casos de cáncer de mama y en México se registran 5 mil 700 muertes por este mal.