México advierte en ONU sobre asentamientos israelíes en Palestina

La delegación de México ante la ONU destacó hoy que los asentamientos de Israel en los territorios ocupados de Palestina violan el derecho internacional y constituyen uno de los mayores obstáculos para la paz en Medio Oriente.

"México considera que los asentamientos israelíes en territorio palestino son una violación al derecho internacional", apuntó Ricardo Alday, coordinador de Asuntos Políticos de México ante Naciones Unidas (ONU).

Dichos asentamientos "constituyen, por lo tanto, uno de los principales obstáculos para lograr la solución pacífica al conflicto", precisó.

En una sesión sobre Medio Oriente, celebrada en el Consejo de Seguridad, el funcionario rechazó asimismo cualquier manifestación de racismo, incluyendo ataques o demostraciones antisemitas donde quiera que tengan lugar y bajo cualquier pretexto.

"Estamos convencidos de que el odio y la discriminación nunca conducirán a la paz", afirmó Alday.

Añadió que México está comprometido con la solución de dos Estados para el conflicto en Medio Oriente, y pidió mayor compromiso de la comunidad internacional para promover este desenlace.

Explicó en ese sentido que la comunidad internacional no puede seguir siendo un actor pasivo mientras persistan las causas primordiales del conflicto.

"México reitera su llamado a este Consejo de Seguridad para que cumpla con sus responsabilidades bajo los principios de la Carta de Naciones Unidas. Su involucramiento, apoyo e impulso al proceso de paz entre israelíes y palestinos es indispensable", aseguró.

Por su parte, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió al nuevo gobierno israelí reafirmar su compromiso con una solución de dos Estados y lo urgió a tomar medidas creíbles para fomentar un ambiente propicio para el retorno a las conversaciones.

El titular de la ONU declaró que un fracaso en las negociaciones tendría consecuencias explosivas para toda la región. Pidió asimismo a Israel detener la construcción de asentamientos ilegales en los territorios palestinos ocupados.

"Ambas partes afrontan decisiones difíciles. Pero una opción prevalece por encima de todo: elegir la paz o la muerte. La destrucción y el sufrimiento ya duraron demasiado tiempo", sostuvo Ban.