PRD en Miguel Hidalgo tiene sus días contados: Tabe Echartea

Luego de que el IEDF registrara a Xóchitl Gálvez como candidata a la jefatura delegacional en Miguel Hidalgo, el líder panista local, Mauricio Tabe Echartea, dijo que arrancan con fuerza en esta demarcación, por lo que el gobierno del Partido de la Revolución Democrática (PRD) tiene sus días contados.

Al término de la sesión extraordinaria del Consejo General del Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF), Tabe Echartea sostuvo que pese a los obstáculos jurídicos, el Partido Acción Nacional (PAN) respaldó en todo momento a la candidata y nunca existió un plan 'B'.

"Estábamos firmes y convencidos de que nos asistía la razón y el derecho", agregó.

A su vez, Gálvez Ruiz, candidata del PAN a la delegación Miguel Hidalgo, dijo que con esto da vuelta a la página y desde hoy los ciudadanos en esta delegación pueden decir adiós a las tranzas, a la corrupción y a la ilegalidad para dar la bienvenida a la experiencia, al trabajo y al servicio público.

Resaltó que la resolución de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) sienta un precedente relevante en favor de los derechos humanos en cuanto a la interpretación de la ley electoral.

Como candidata, lanzó un mensaje a sus adversarios: "sí deben tenerme miedo, pensaron que iba a ser un día de campo, pero en Miguel Hidalgo no estamos contentos".

Sostuvo que pugnarán por una contienda sin violencia ni excesos y no permitirán la compra de voto, donde privilegiarán las propuestas y soluciones a los problemas de los ciudadanos, pero sobre todo estará dirigida a los jóvenes para modificar la imagen que se tiene de la política y sus personajes.

"Ahora tenemos políticos mirreyes que están más preocupados por salir en las revistas que por servir a los ciudadanos", agregó.

Al hacer uso de la voz, el representante del PAN ante el IEDF, Juan Dueñas Morales, afirmó que la resolución del TEPJF es un acto de justicia que sienta precedentes jurídicos importantes en favor de los derechos político-electorales no sólo de Xóchitl Gálvez.