Putin visita Siberia tras incendios forestales

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, visitó hoy la república de Jakasia, sur de Siberia, para supervisar de cerca la situación tras los incendios forestales de la semana pasada, que dejaron 34 personas muertos y más de siete mil 500 damnificados.

En una reunión en Abakán, la capital Jakasia, en la que se estudiaron medidas para paliar las consecuencias de los incendios, Putin exigió a las autoridades locales agilizar las ayudas a los damnificados.

"Todos los trabajos de reconstrucción deben concluir para el 1 de septiembre", dijo el jefe del Kremlin, citado por la agencia rusa de noticias Itar-Tass.

Precisó que el gobierno federal ya ha asignado 687 millones de rublos (poco más de 13 millones de dólares) para la ayuda urgente a los damnificados, aunque reconoció que esa suma es "claramente insuficiente".

"Hay que precisar cuanto antes el volumen de los recursos que se necesitan para superar las consecuencias de los incendios, reconstruir las viviendas y restablecer el transporte e infraestructuras", señaló.

Asimismo, el mandatario ruso destacó la necesidad de ampliar las medidas para prevenir los incendios, que -admitió- "en gran parte se deben al factor humano".

El ministro ruso de Situaciones de Emergencia, Vladimir Puchkov, precisó que los incendios forestales, presuntamente causados por la quema de pastizales, dejaron 34 muertos, más de siete mil 500 damnificados y casi dos mil viviendas fueron arrasadas por el fuego.

Además, más de mil 400 personas necesitaron ayuda médica, de las cuales 77 fueron hospitalizadas.

Cada año los incendios forestales calcinan miles de hectáreas de bosques y pastizales, aunque organizaciones ecologistas estiman en varios millones de hectáreas la superficie afectada por los incendios.