México crecerá por arriba de 3% a partir de 2017: HR Ratings

La economía mexicana podría alcanzar tasas de crecimiento superiores a 3.0 por ciento a partir de 2017, derivado de una mejoría de las finanzas públicas y la maduración de proyectos de inversión en el sector eléctrico, anticipó la calificadora mexicana HR Ratings.

En rueda de prensa, el director general de Análisis de HR Ratings, Felix Boni, comentó que el desempeño económico de México en los últimos dos años ha sido de un promedio de 2.0 por ciento en la última década, tasa por debajo de lo esperado.

Estimó que este año la economía mexicana crecerá entre 2.8 y 2.9 por ciento, por arriba del 2.3 y 1.7 por ciento en 2014 y 2013, respectivamente, pero dadas las circunstancias nacionales actuales y las expectativas internacionales "es muy difícil que México logre tasas de crecimiento por arriba de 3.0 por ciento de manera sostenida".

Si bien en 2016 será complicado alcanzar un crecimiento de 3.0 por ciento debido a los ajustes aplicados en diferentes rubros del gasto público, anticipó que a partir de 2017 si es posible lograr esas tasas, como efecto de la reestructuración de las finanzas públicas y la maduración de proyectos en el sector eléctrico.

Calificó como positiva la reforma energética, aunque "llegó en más inoportuno debido a la reciente caída de los precios del petróleo".

La parte eléctrica de este cambio estructural, indicó, será fundamental para el crecimiento económico del país; la competencia y mayor apertura a la inversión privada en el sector eléctrico contribuirá a mejorar el mercado de gas natural.

Y es que en un par de años podrían realizarse más importaciones de Texas y eliminar la dependencia de otros países donde el energético resulta más caro, expuso Boni.

"Tengo esperanza en que la reforma eléctrica, si se implementa bien, sí puede atraer inversión nacional e internacional, que es necesaria para modernizar y reestructurar ese sector y entonces sí podemos lograr un crecimiento por arriba de 3.0 por ciento, quizá en un par de años", abundó.

Ello, agregó, debido a que en el corto plazo la calificadora HR Ratings prevé una mejoría en las finanzas públicas y mayor inversión en el sector eléctrico, a lo que podría sumarse un mayor crecimiento global que propiciaría una recuperación importante de los precios del petróleo, con lo cual permitiría aprovechar la parte petrolera de la reforma energética.

Apuntó que el sector manufacturero ha sido un motor de crecimiento importante para México en los últimos años, pero ahora el reto es asegurar que los beneficios de esas exportaciones tengan un efecto sobre el resto de la economía.

A decir de Boni, también es necesario implementar y reforzar las otras reformas estructurales aprobadas, así como continuar con la política de fomento de las inversiones, fortalecer el Estado de derecho y mantener una conducta prudencial en la política fiscal del gobierno federal.

Consideró muy difícil que México alcance tasas de crecimiento de 5.0 por ciento al final de esta administración como resultado de las reformas estructurales, pues los precios del petróleo aún están muy bajos y una parte importante de las inversiones que se esperan con estos cambios están en el sector petrolero, además de que el crecimiento global continúa débil.

"Eso no quiere decir que no veo algún elemento positivo en las reformas, nada más no creo que serían suficientemente grandes como para superar problemas internacionales como los reducidos precios del petróleo y el lento crecimiento en Estados Unidos", precisó.

Sobre la política monetaria, afirmó que el Banco de México decidirá aumentar las tasas de interés hasta después de que la Reserva Federal de Estados Unidos tome una decisión similar, lo que prevé ocurra en septiembre próximo.

Ello, explicó, debido a la fuerte reducción que ha registrado la inflación en México, como consecuencia de los efectos positivos de las reformas estructurales sobre los precios en el sector servicios y en los energéticos.

El director ejecutivo senior de Finanzas Públicas/Infraestructura de HR Ratings, Ricardo Gallegos, apuntó que las elecciones intermedias en el país de junio próximo pueden tener efectos sobre la calidad crediticia de las entidades subnacionales, sobre todo en los municipios, en caso de que incurran en mayores déficits y aumente de manera sensible su nivel de endeudamiento.

Precisó que en el caso de las entidades federativas, HR Ratings no prevé movimientos significativos en sus calificaciones derivado de un efecto postelectoral, debido a que en su mayoría los gobiernos estatales ya tomaron financiamientos previendo una mayor erogación de deuda pública previa a los comicios.

No obstante, alertó Gallegos, los gobiernos municipales son más susceptibles de movimientos en sus calificaciones tras las elecciones, pues en caso de que pierda el partido gobernante, puede dejar de pagar o enfrentar complicaciones para el pago de pasivos, sobre todo los de corto plazo.

Por su parte, el director ejecutivo de Finanzas Públicas e Infraestructura de HR Ratings, Roberto Ballines, señaló que las participaciones federales son la principal garantía para el pago de deuda de los gobiernos subnacionales.

Resaltó que el incremento de la recaudación tributaria, resultado de la reforma fiscal, está compensando los menores ingresos petroleros participables a los estados y municipios, por lo cual HR Ratings no ve cambios sustanciales en la capacidad de pago de deuda de los gobiernos locales.