Intensos bombardeos sacuden occidente de la capital yemenita

Intensos bombardeos sacudieron hoy el occidente de esta capital, que causaron poderosas explosiones y provocaron la muerte de al menos siete civiles y decenas de heridos, además de daños estructurales a varias viviendas.

Los bombardeos, al parecer de la coalición árabe, dirigida por Arabia Sudita, se concentraron en presuntos escondites de los rebeldes chiítas houthis, entre ellos la base de Faj Attan, en el distrito de Hadda, donde se almacenaban misiles Scud, posibles causantes de las explosiones.

Las ráfagas se registraron en una zona donde se encuentra el Palacio Presidencial y muchas embajadas extrajeras y provocaron el rompimiento de ventanas de un sin número de edificios y enormes columnas de humo, según un reporte de la cadena árabe Al Arabiya.

Los bombardeos son los más intensos en las más de tres semanas de la ofensiva área lanzada por la coalición liderada por Arabia Saudita, a solicitud de Yemen para contener el avance de los rebeldes houthis, apoyados por milicias del depuesto presidente Ali Abdullah Saleh.

"Por primera vez desde el inicio de los bombardeos las ventanas de mi casa se destrozaron. Mis hijos están aterrorizados y uno de mis parientes se desmayó debido a la fuerza de una explosión", indicó un residente.

Fuentes oficiales afirmaron que cientos, si no miles de viviendas han sido dañadas, por los bombardeos de este lunes, que obligaron a miles de personas a huir de la zona, muchos de ellos en medio de las potentes detonaciones.

Arabia Saudita y los países aliados comenzaron la campaña aérea el 26 de marzo, con la esperanza de hacer retroceder a los combatientes houthi que se apoderaron de Saná en septiembre y han invadido las partes grandes del país.

Fuentes médicas informaron que siete civiles murieron y decenas más resultados heridos por los bombardeos, aunque la agencia estatal de noticias Saba, que está bajo control de los rebeldes, dijo que los ataques árabes cobraron la vida de decenas de mártires y dejaron cientos de heridos.

El portavoz de las fuerzas de la coalición internacional, brigadier Ahmed Asiri, dijo en declaraciones a la prensa local que los bombardeos fueron para detener a las milicias houthi, que estaban preparando un ataque contra las fronteras sauditas.

"Debido a los ataques aéreos, los houthis ya no tienen un comando de comunicación central, para hacer sus ataques", indicó Asiri, tras destacar que también fueron destruidos talleres utilizados por los rebeldes para la fabricación de armas.

En tanto, el ministro de Relaciones Exteriores de Yemen, Riad Yassin, celebró el éxito de los bombardeos de la coalición que han provocado la muerte de miles de rebeldes houthi y combatientes leales al expresidente Saleh, quien rechazó este lunes toda relación con la milicia chiíta.

En una entrevista a un sitio local, el depuesto presidente aseguró que no tiene "nada que ver con las fuerzas de seguridad y el ejército desde que oficialmente entregó el poder en 2012" y que los rebeldes tienen sus propias milicias.

Saleh se pronunció a favor de los llamados internacionales para poner fin al conflicto en Yemen y añadió que su partido, el Congreso General del Pueblo, estaba dispuesto a participar en cualquier diálogo bajo la dirección de las Naciones Unidas (ONU) y los Estados del Golfo.

La semana pasada, Estados Unidos señaló al expresidente yemenita como una de las dos figuras principales en la rebelión houthi y lo incluyó en una lista negra, secundando las sanciones aprobadas por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU).