Rechaza vicepresidente uruguayo que su país sea paraíso fiscal

El vicepresidente uruguayo Danilo Astori negó hoy que su país sea un paraíso fiscal y que haya servido para el escándalo del supuesto lavado de dinero en el que fue involucrado el fallecido ex presidente argentino Néstor Kirchner.

"Uruguay no es un paraíso fiscal porque así lo indica el sistema tributario", afirmó Astori en vísperas de que diputados argentinos viajen a Montevideo, la capital uruguaya, para exigir el inicio de una causa judicial.

El vicepresidente explicó que en Uruguay existe una "rigurosa normativa en materia financiera", además de que éste ha sido un país pionero en la región en materia de antilavado.

"Uruguay fue uno de los primeros y más rigurosos reguladores del lavado de activos en América del Sur. Confiamos en la infraestructura que tiene el país para evitar el lavado de dinero", enfatizó Astori.

Al desconfiar de la credibilidad de las denuncias suscitadas en Argentina, Astori señaló que Uruguay sólo iniciará una investigación si se presenta "un planteo sólido y fundado" acerca de posibles desvíos.

La semana pasada, un programa argentino denunció que el empresario Lázaro Báez, amigo y socio de Kirchner, había enviado 55 millones de euros desde la patagónica provincia de Santa Cruz a una financiera en Buenos Aires durante el primer semestre de 2011.

La financiera, a su vez, creó decenas de empresas fantasmas con sede en Belice, gracias a las cuales pudo transferir el dinero primero a Montevideo, luego a Panamá y finalmente a un banco en Ginebra.

Este martes, los diputados argentinos Manuel Garrido y Graciela Ocaña anunciaron que en el lavado aparecen compañías con domicilio en Uruguay, por lo que este miércoles presentarán una denuncia en Montevideo para que la justicia bloquee los fondos de dichas firmas.