Escalada inflacionaria merma el salario mínimo en Venezuela

La escalada inflacionaria que registra Venezuela provocó que el salario mínimo de cinco mil 622 bolívares al mes (unos 468 dólares al cambio oficial) sea insuficiente para cubrir la canasta básica, denunció hoy el líder sindical Iván Freites.

"La crisis económica ha causado que el salario no cubra las necesidades de un trabajador", señaló a Notimex Freites, secretario ejecutivo de la Federación Unitaria de Trabajadores Petroleros de Venezuela (FUTPV).

El dirigente gremial manifestó que debido a las malas políticas económicas y monetarias "el bolívar se depreció más de 56 veces con respecto a su valor del año 98 (1998)", antes de que llegara al poder la revolución bolivariana de corte socialista.

El gobierno venezolano sostiene que el salario mínimo de cinco mil 622 bolívares mensuales es el más alto de América Latina, ya que a la tasa de cambio más baja (de 6.30 bolívares por dólar) equivale a 892 dólares.

Sin embargo, analistas privados advierten que, debido al control de cambios vigente, la población está restringida para cambiar dólares, a menos que recurran al mercado paralelo, donde la moneda estadunidense se cambia por más de 260 bolívares.

Freites indicó que "es mentira" que el salario mínimo de Venezuela sea el más alto de América Latina e incluso advirtió que, si se usara la tasa de cambio del mercado paralelo, el salario se reduciría a "menos de 20 dólares" mensuales.

"El salario mínimo al cambio real, que está aproximadamente a 250 bolívares, es prácticamente menos de un dólar por día, y menos de 20 dólares por mes", explicó el sindicalista del sector petrolero.

Al respecto, criticó que el gobierno utilice de manera deliberada "un dólar irreal" para hacer propaganda política, cuando en la realidad el salario mínimo apenas cubre una fracción de la canasta básica.

"La canasta básica está aproximadamente en 35 mil bolívares mensuales, eso indica que el salario mínimo está prácticamente seis veces por debajo de la canasta básica, todo eso motiva que el trabajador venezolano pierde calidad de vida", lamentó Freites.