Monfils en semifinales de Montecarlo tras apabullar a Dimitrov

Tras eliminar a un errático Grigor Dimitrov, el tenista francés Gael Monfils se mostró satisfecho por el planteamiento con el que ganó 6-1 y 6-3, y que lo coloca, por primera vez en su carrera, en semifinales del Masters de Montecarlo.

Ambos se enfrentaron en la tierra batida del Principado con la inspiración a tope, ya que la víspera el parisino dio cuenta del suizo Roger Federer, mientras el búlgaro Dimitrov se encargó de borrar al campeón defensor, el también helvético Stanislas Wawrinka.

No obstante, el Monfils fue quien prevaleció gracias a su eficaz juego con las líneas y a la característica velocidad que imprime en sus golpes y que hace cuatro años lo llevó a ocupar el séptimo sitio del ranking mundial.

"Estoy muy contento. Desde luego que estoy sorprendido porque no es un punto en el que esté jugando mi mejor tenis. Esperemos que mañana esté listo físicamente porque me siento un poco cansado", declaró, pese a que sólo estuvo 58 minutos en la pista.

El ritmo trepidante que impuso desde el inicio, se reflejó en los 22 minutos que duró la primera manga, producto de tres rompimientos y 22 pifias por parte del noveno cabeza de serie.

"Hoy quería hacerlo correr mucho, a la derecha y a la izquierda, muchos puntos, después traté de mandar con mi derecha, lo moví alrededor de toda la cancha. Trataba de jugar muy profundo y muy alto como para decir: 'Grigor, debes quedarte atrás'. A ese punto, él me permitió comandar los puntos", precisó.

Para el segundo capítulo, hubo una ligera respuesta por parte del oriundo de Haskovo, Bulgaria, al grado de que dispuso de dos chances de quiebre, pero "La Pantera" estaba decidida a concluir el trámite rápido, y pronto se colocó 5-2 arriba, con lo cual sigue cosechando puntos para mejorar su ubicación en el escalafón.

Su próxima prueba será el checo Tomas Berdych, contra quien ostenta una marca negativa de 1-5, incluidos dos descalabros durante la presente temporada, uno en Miami y otro en Rotterdam, aunque la última vez que se vieron las caras sobre polvo de ladrillo, el festejo fue para Monfils.

"Debo encontrar la táctica adecuada para neutralizar su juego porque él me causa muchos problemas. Nunca he sido capaz de controlarlo. Hace mucho tiempo que no me sentía tan bien, y mentalmente también estoy bien", atajó.