La Iglesia debe decir las cosas con libertad: Papa Francisco

El Papa advirtió hoy que el camino de la Iglesia católica es "decir las cosas, con libertad" y "con franqueza", justo cuando su reconocimiento público al genocidio de los armenios abrió una crisis diplomática de alta tensión con Turquía.

Durante su misa privada matutina, en la capilla de la residencia Santa Marta, Francisco reflexionó sobre la frase bíblica "nosotros no podemos callar aquello que hemos visto y oído".

Recordó que los apóstoles Pedro y Juan, pese a haber sido encarcelados, pide a Dios que dirija "su mirada a sus amenazas" y les permita "a sus siervos" que "no huyan" sino que "proclamen con toda franqueza" su palabra.

"También hoy el mensaje de la Iglesia es el mensaje del camino de la franqueza, del camino de la valentía cristiana. Ellos dos, simples, sin instrucción, tuvieron coraje. Una palabra que se puede traducir como libertad y no tener miedo de decir las cosas, decirlas con libertad", dijo.

"Y esta valentía del anuncio es la que nos distingue del simple proselitismo. Nosotros no hacemos publicidad, dice Jesucristo, para tener más socios en nuestra sociedad espiritual, ¿no? Esto no sirve. No sirve, no es cristiano", apuntó.

Sus palabras coincidieron con una encendida polémica diplomática suscitada por sus palabras de reconocimiento al "genocidio armenio", este domingo durante una misa en recuerdo del centenario de la masacre de más de un millón y medio de personas a manos del Imperio Otomano.

Es la primera vez que un Papa pronuncia la palabra "genocidio" durante una ceremonia solemne en la Basílica de San Pedro y eso irritó al gobierno de Turquía, heredera de los otomanos, cuya política ha sido minimizar la magnitud de los hechos de 1915-1917 y protestar cada vez que alguien usa ese término.

A la primera dura réplica de Ankara, que consideró "inaceptables" y "una calumnia" los dichos del pontífice, se añadió la advertencia este día del ministro de Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, quien no descartó la posibilidad de tomar "otras medidas" contra El Vaticano, aunque no precisó cuáles.

Por otra parte el ministro turco para los Asuntos Europeos, Volkan Bozkir, dijo que Bergoglio "habló así" porque "viene de Argentina, un país que dio la bienvenida a los nazis" y en el cual la diáspora armenia "es dominante en el mundo de la prensa y los negocios".