Juramenta nuevo vicepresidente de Yemen en medio del conflicto

El ex pimer ministro yemenita Khaled Bahah prestó hoy juramento como nuevo vicepresidente de Yemen, en medio del conflicto armado y los bombardeos de la coalición árabe, que han dejado más de dos mil 570 muertos desde el pasado 26 de marzo.

El presidente de Yemen, Abed Rabbo Mansur Hadi, quien huyó a Arabia Saudita ante un avance de rebeldes houthi el mes pasado, decidió designar a Bahah vicepresidente, "como medida destinada a fortalecer el poder ejecutivo asediado", reveló un funcionario cercano a Hadi.

El recién nombrado vicepresidente de Yemen prestó juramento ante el presidente en una oficina en Riad, desde donde labora desde su llegada a Arabia Saudita, a fines del mes pasado, según reporte del sitio Yemen on line.

Hadi, quien es reconocido internacionalmente como presidente legítimo de Yemen supervisó la juramentación de Bahah como vicepresidente, avalada por el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), que calificó el nombramiento como un paso importante para restablecer la estabilidad.

Bahah, quien estuvo hasta hace unos meses al frente de la jefatura del gobierno, también estuvo a principios de este años bajo arresto domiciliario en Saná por los rebeldes houthi, luego de que tomar el control de varias oficinas de gobierno y el aeropuerto.

Bahah, quien antes de ser primer ministro fue embajador de Yemen ante las Naciones Unidas (ONU), renunció durante su arresto domiciliario, junto con otros miembros del gabinete, en protesta a la presencia de los rebeldes chiítas en la capital.

Mohammed Abdel Salam, un portavoz de los rebeldes huothi que luchan contra las fuerzas gubernamentales, rechazó el nombramiento de Baha en declaraciones a un canal de televisión pro Houthi y afirmó que no reconocerán su nombramiento.

"Los houthi no reconocerán las decisiones promulgadas por Hadi, ya que todo lo referente a la política del país deben ser decidido a través del diálogo dentro del país", subrayó el vocero de las fuerzas rebeldes.

La designación del nuevo vicepresidente se da en medio de la violencia y la inestabilidad que prevalece en varios ciudades de Yemen, pese a la intervención militar de una coalición de países árabes, al frente de Arabia Saudita, que según la ONU ha provocado más de 600 muertos.

Sin embargo, el portavoz oficial de las Fuerzas Armadas de Yemen, Ghalib Lukman, afirmó este lunes que desde el comienzo de la intervención militar dos mil 571 civiles han perdido la vida, incluidos a 381 niños y 214 mujeres, mientras que tres mil 897 han resultado heridos.

En una conferencia de prensa en Saná, Lukmak destacó que los bombardeos, que calificó como una "brutal agresión", además han destruidos 91 mil 265 casas u hogares, que eran habitadas por unas 40 mil familias, que han sido desplazadas.

También, los más de mil 200 ataques de la coalición han demolido cientos de hospitales, centros de salud, mezquitas y establecimientos educativos, incluyendo tres escuelas que bombardeadas cuando cientos de estudiantes tomaban clases.

El portavoz oficial de las Fuerzas Armadas aseguró que la agresión saudí destruyó también 11 tiendas comerciales y seis gasolineras, además de causar daños graves a 35 locomotoras y la destrucción sistemática de mercados, campamentos, puentes, carreteras e instalaciones vitales.