Promoverá mezcalería en Berlín la riqueza cultural de México

La primera mezcalería mexicana y bar para cocteles hechos con tequila se inaugurará el viernes en Berlín con la presencia del Embajador de México en Alemania, Francisco Gonzalez Díaz.

"La Perla" es el nombre del nuevo local, en el centro de Berlín, el primero en su tipo en la capital alemana. Sus especializades son destilados de agaves salvajes y de agaves de crianza de los distintos puntos de la República Mexicana.

Sus iniciadores son los propietarios del Papalótl, restaurante de comida típica mexicana en Berlín, Bárbara Craffonara y Mauricio Acosta, así como Axel Huhn, quien es especialista en mezcal e importador de destilados del agave procedentes de todo México.

En "La Perla" también se ofrecerán degustaciones de mezcal y cursos, a fin de promover el conocimiento y la valoración de la gastronomía mexicana, que es patrimonio cultural del mundo desde 2011.

"La Perla" se localiza en el barrio de Prenzlauer Berg, cerca del centro de Berlín, en una zona de gran afluencia de visitantes y una amplia gama de locales culinarios.

De acuerdo con sus iniciadores, "La Perla" surgió de la idea de dar a conocer la multiplicidad cultural y gastronómica de México, que es el resultado del trabajo y la tradición de los campesinos mexicanos.

"La Perla" hace hincapié en que el mezcal tiene un profundo significado ritual en México, y que es asimismo un ejemplo "espléndido" del sincretismo cultural y espiritual que se dio entre Europa y América.

"Con sus antiquísimas raíces, esa bebida frugal, refinada y seductora con sus diferentes aromas y distintos matices de sabor refleja el entregado trabajo de los campesinos mexicanos, para quienes el agave significa al mismo tiempo vida, cosmovisión y sufirmiento", hizo saber "La Perla", al dar a conocer la inauguración de la primera mezcalería.

Papalótl, el restaurante, se propuso "con la manufactura del saber mexicano, traer el mezcal a Berlín no solamente como un producto sino como enviado de un mundo indígena aún vivo, que en la producción de esa bebida transmite una mirada en sus costumbres, en sus tradiciones y en su diversidad".

Los iniciadores del proyecto explicaron que con el nombre de mezcal se refieren a las diversas técnicas para trabajar alrededor de 30 tipos diferentes de agave entre los que se encuentran los salvajes Tobalá, Mexicano, Cirial, Bravo y Tepeztate, así como de las variedades semisalvajes del Barill y el Tripón.

Los agaves de crianza son en Espadín, Arroqueno y el Tequilana, "para mencionar a algunos. Los métodos tradicionales son los que conforman el fundamento de su producción y son testigos de los conocimientos en regiones de mezcal como Oaxaca, Durango, Guerrero, Jalisco, Zacatecas y San Luis Potosí, (métodos) que han sido transmitidos de generación en generación".