Dejan 27 muertos enfrentamientos entre manifestantes y policía en Irak

Al menos 26 personas murieron y otras 70 resultaron heridas hoy en enfrentamientos entre manifestantes y las fuerzas de seguridad de Irak que desalojaron una plaza en la norteña ciudad de Kirkuk, escenario de protestas contra el gobierno desde hace meses.

El enfrentamiento comenzó esta mañana cuando las fuerzas de seguridad ingresaron a la plaza de la localidad de Al Hueiya para intentar realizar arrestos y fueron recibidos con disparos de manifestantes, según autoridades de Kirkuk.

Las víctimas murieron por disparos de armas de fuego durante una operación del Ejército y la Policía que irrumpieron en la plaza también para disolver a los manifestantes sunitas que protestaban contra el primer ministro iraquí, el chiíta Nouri al-Maliki.

El Ministerio de Defensa de Irak, citado por la cadena de televisión qatarí Al Yazira, indicó que los manifestantes fueron advertidos de que abandonaran la plaza y que muchos lo hicieron.

Precisó que entre las víctimas mortales figuran 20 milicianos de Al Qaeda y del Partido Baaz que estaban entre los manifestantes, así como tres soldados.

Según el Ministerio del Interior, la policía y el ejército irrumpieron en la plaza luego de haber dado un ultimátum a los manifestantes para que entregasen a la persona que asesinó la semana pasado a un soldado iraquí en un puesto de control cercano al escenario de las protestas.

El vocero del Ministerio del Interior, general Saad Maan, dijo que el ejército atacó la plaza en una acción programada para arrestar a personas acusadas de matar a miembros de las fuerzas de seguridad.

En protesta por el ataque de las fuerzas iraquíes contra los manifestantes sunitas en Kirkuk, el ministro iraquí de Ciencia y Tecnología, Abdel Karim Samerrai, y el ministro de Educación, Mohamed Tamin, anunciaron su dimisión.

La zona de Al Hueiya, a unos 200 kilómetros al norte de Bagdad, ha sido escenario de protestas como las que también se han desarrollado desde diciembre pasado en distintas provincias del país como Al Anbar, Nínive y Salahedín.

Los manifestantes sunitas denuncian la discriminación que sufren por parte del gobierno central de Bagdad, liderado por al-Maliki, y exigen la liberación de los detenidos sin cargos, la suspensión de las sentencias de muerte y la anulación de la ley antiterrorista.

En otro hecho de violencia, siete personas fallecieron y 17 resultaron heridas al estallar dos artefactos cerca de una mezquita sunita ubicada en el sur de Bagdad, reportó la policía iraquí.

Las dos bombas explotaron de forma consecutiva cerca de la mezquita de Al Arqam, situada en la zona de Al Dura, en el sur de la capital, causando también daños materiales en los edificios cercanos.