Palestina urge a la ONU a ayudar a refugiados bajo asedio en Siria

El embajador de Palestina ante Naciones Unidas, Riyad Mansour, urgió hoy al Consejo de Seguridad del organismo a ayudar a salir a miles de refugiados palestinos que están bajo asedio en el campamento de Yarmouk, en Siria.

El Consejo de Seguridad celebró este lunes una sesión cerrada de consultas sobre la situación en Yarmouk y conversó con el comisionado general de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (UNRWA), Pierre Krähenbühl, desde Amman, Jordania.

Luego de la sesión, el Consejo expresó su preocupación por la grave situación de los civiles atrapados en el campamento de refugiados de Yarmouk y llamó a las partes en conflicto en Siria a proteger a los civiles y a garantizar el acceso de la ayuda humanitaria a la zona.

En una declaración a la prensa leída por la presidenta en turno, la embajadora jordana Dina Kawar, el Consejo condenó los crímenes contra los civiles cometidos por Da'esh y otros grupos armados, y enfatizó la necesidad de que esas atrocidades no queden impunes.

En declaraciones a la prensa en la sede de Naciones Unidas, el diplomático palestino calificó de trágica la situación de unas 18 mil personas sitiadas en ese campo de refugiados, que está bajo fuego de la milicia yihadista Da'esh y del ejército sirio.

Las noticias de los últimos días "indican que Da'esh tiene el control de casi todo ese campamento de refugiados", puntualizó Mansour, e instó al Consejo de Seguridad a "garantizar el paso seguro mediante las agencias de la ONU de las 18 mil o 16 mil personas en el campamento".

Estimó que unos dos mil refugiados habrían podido escapar por su cuenta, según los informes que han recibido.

La declaración del Consejo recordó "a todas las partes su obligación de trabajar por la seguridad y protección de los civiles en el campamento. El Consejo llama a todas las partes a implementar inmediatamente las resoluciones relevantes de este órgano".