Oposición venezolana critica expropiación de centro comercial

La falta de un destino concreto para un centro comercial expropiado hace cinco años en la céntrica parroquia venezolana La Candelaria es una muestra de la improvisación del gobierno, aseguró hoy el concejal opositor Edinson Ferrer.

En diálogo con Notimex, Ferrer lamentó que luego de que el Centro Comercial Sambil La Candelaria, en el centro de Caracas, fuera expropiado en 2010, numerosos planes han sido anunciados por el gobierno, sin que ninguno llegara a concretarse.

"Nosotros no salimos del asombro de lo creativo que ha sido el gobierno para colocar nombres a planes que nunca se ejecutan, ahora hablan de un centro cultural, antes hablaban de viviendas, siempre van cambiando y nunca ejecutan", criticó.

Ferrer manifestó que debido a la inacción gubernamental "lo que hay allí es un espacio perdido donde pudiesen haber muchos empleos para los vecinos de La Candelaria", que frecuentemente se quejan del descuido de la edificación.

El centro comercial fue expropiado por el ahora fallecido mandatario Hugo Chávez (1999-2013), alegando que el inmueble iba a empeorar el ya de por sí congestionado tráfico de peatones y vehículos en la zona.

Inicialmente el gobierno manifestó que el Sambil sería transformado en un "centro de conferencias" para Caracas, pero posteriormente se convirtió en un lugar de acopio para refugiados y la más reciente propuesta es transformarlo en un centro cultural.

Ferrer calificó la instalación como un "elefante blanco" en que el gobierno ha presentado "numerosos proyectos" con fines electorales, pero que se usa para albergar refugiados "de forma improvisada".

De igual manera, el concejal apuntó a que paralelamente a este problema, los vecinos de La Candelaria se quejan de la mala recolección de basura, la inseguridad o la presencia de personas que han caído en la drogadicción, lo que degrada su calidad de vida.

El dirigente del liberal partido Primero Justicia (PJ), solicitó al gobierno venezolano convocar a los vecinos de la zona para encontrar un uso específico y definitivo para el centro Sambil, y para solucionar los otros problemas que aquejan a La Candelaria.