Inician actividades del Año Tadeusz Kantor en Polonia

El artista y directo de teatro polaco, Tadeusz Kantor es recordado a 100 años de su nacimiento, que se cumple hoy, como una de las figuras más influyentes del teatro del siglo XX.

El también pintor es evocado con una serie de actividades que el parlamento polaco ha organizado este 2015, que ha sido decretado como el Año Tadeusz Kantor por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Para arrancar con la celebración, fue inaugurada hoy la silla instalación "Kantor. Homenaje en su centenario" en la Plaza del Desfile, en Polonia, de acuerdo con el portal de Internet "warszawa.naszemiasto.pl".

Tadeusz Kantor nació el 6 de abril de 1915 en el seno de una familia liderada por un padre judío y madre católica, en Wielopole, Cracovia, donde fue criado por su tío, quien era cura.

De acuerdo con el sitio "epdlp.com", entre 1934 y 1939, estudió pintura y escenografía en la Escuela de Bellas Artes de Cracovia, donde recibió la influencia del constructivismo ruso y alemán, del dadaísmo y del surrealismo.

Durante la II Guerra Mundial (1939-1945), y en plena ocupación nazi de Polonia, fundó y animó en Cracovia un teatro clandestino, el Teatro Podziemmy.

Después de la guerra, centró su actividad en las artes plásticas, realizó varias exposiciones de su obra y trabajó como escenógrafo en varios teatros de Cracovia y Katowice.

Tiempo después, en 1955, fundó el colectivo Cricot-2, una agrupación de actores que lo acompañó durante toda su trayectoria profesional y con la que llevó a escena sus montajes colmados de espontaneidad, menciona el perfil de Kantor disponible en el sitio "nexoteatro.com".

Fruto de esos años son las obras: "El loco y la monja" (1963) y "La carta" (1967), así como los escritos ensayísticos "Manifiesto del teatro informal" (1960), "Embalajes" (1962) y "El teatro imposible" (1973).

Con su puesta en escena "La clase muerta" (1975) sorprendió a la crítica y al público, además le valió ser galardonado con el Gran Premio del Festival Mundial de Teatro de las Naciones (Caracas, 1978).

Aquel año, Tadeusz Kantor fue objeto de otro prestigioso homenaje que le fue tributado en Basilea con motivo de la concesión, al conjunto de su labor teatral, del Premio Rembrandt de la Fundación Goethe, apunta el portal web "mcnbiografias.com".

En los últimos años de su vida, el dramaturgo polaco se entregó al teatro, teniendo una gran actividad, que elevó su prestigio y le situó entre los grandes dramaturgos del siglo XX que con mayor acierto reflexionó sobre la angustia del ser humano ante las grandes cuestiones trascendentes y sobre el sentido último de la vida y la muerte.

Tiempo después, vieron la luz las obras "¡Wielopole, Wielopole!" (1980), "¡Que revienten los artistas!" (1985) y "Nunca volveré aquí" (1988).

La vida del destacado dramaturgo Tadeusz Kantor finalizó el

8 de diciembre de 1990 a los 74 años de edad, tiempo después, en 1991 se estrenó su último trabajo titulado "Hoy es mi cumpleaños".