Por mandas, vecinos de Iztapalapa realizan recorrido de crucifixión

Para pagar una manda Juan Antonio Zamora realiza desde hace tres años el mismo recorrido del Cristo de Iztapalapa al Cerro de la Estrella, con el fin de "purificarse" y vivir las tradiciones de su comunidad.

Acompañado por su primo, el ayudante de bordador, de 15 años, recorre ese tramo como agradecimiento a que su abuelo salió bien librado de una operación a corazón abierto hace tres años.

El vecino de la colonia Estrella del Sur carga durante dos kilómetros una cruz de madera de 80 kilogramos, para lo cual no recibe acondicionamiento físico previo.

"Desde hace tres años he terminado siempre el recorrido y nunca he recibido atención médica" relató el joven, el tercero de cuatro hermanos.

Por otra parte, de acuerdo con Emilio Hernández González, encargado de la carpa de atención médica ubicada en el Jardín Cuitláhuac, hasta las 14:00 horas se habían ofrecido 500 atenciones, principalmente por deshidratación y dolor de cabeza, producto del intenso calor.

"Desde la nueve de la mañana hemos atendido principalmente infecciones respiratorias, cefaleas, deshidrataciones, ampollas y curaciones, aunado a que también brindamos apoyo en distintos puntos del viacrucis", explicó el empleado de la Secretaría de Salud del Distrito Federal.

Hernández González informó que únicamente tres personas de las 500 atendidas han sido trasladadas a un centro de salud del perímetro, pues presentaron descomposición metabólica y lesiones graves.