Kenia traslada a Nairobi cuerpos de víctimas de ataque en universidad

Los cuerpos de la mayoría de las 147 víctimas del ataque en la universidad de Garissa fueron trasladados a Nairobi, donde el gobierno estableció una base de operaciones para ayudar a las familias de muertos, heridos y sobrevivientes.

El traslado en ambulancias hacia la capital keniana fue decidido para facilitar los trabajos de identificación de los cuerpos y porque los depósitos de cadáveres en Garissa resultaron insuficientes para recibirlos.

Familiares comenzaron a buscar este viernes información sobre las víctimas en el centro de operaciones establecido por el gobierno en el Estadio Nyayo de Nairobi, un día después de que milicianos del grupo extremista Al Shabab atacaron la universidad.

El centro está destinado a ayudar a las familias de las víctimas del ataque con información sobre el estado de sus seres queridos, informó el gobierno en un breve comunicado, de acuerdo con reportes del periódico keniano The Standard.

En el estadio, los familiares también recibirán apoyo y asesoramiento psicológico, información sobre las víctimas mortales, dónde les entregarán sus cuerpos y cómo trasladarlos a sus lugares de origen.

También se ofrecerá información sobre los estudiantes y profesores que sobrevivieron, aquellos que resultaron heridos o lograron escapar ilesos, para que sepan dónde se encuentran y puedan reunirse con ellos.

El ataque armado, que se prolongó por 16 horas, fue el más mortífero en Kenia desde los atentados de 1998 contra la embajada de Estados Unidos, por lo que el gobierno keniano prometió este viernes que no se dejaría intimidar por estas expresiones violentas.

Los milicianos irrumpieron en las instalaciones de la universidad la mañana del jueves y atacaron a estudiantes y profesores en el interior de las aulas, incluso en los dormitorios, donde tomaron a cientos de rehenes.

Las fuerzas de seguridad de Kenia lograron evacuar a más de 500 estudiantes y abatieron a todos los agresores islamistas.

Los sobrevivientes relataron este viernes a diferentes medios de

comunicación cómo transcurrió el ataque y refirieron que los hombres armados se burlaban de los estudiantes antes de matarlos.

Incluso, relataron que a algunos de los estudiantes los obligaron a llamar a sus padres para pedirles que exigieran a las tropas kenianas que salieran de Somalia, donde luchan junto con el ejército de ese país contra Al Shabab.