Ex jefe de seguridad de China acusado de corrupción y abuso de poder

El ex jefe de seguridad de China, Zhou Yongkang, quien fue uno de los hombres más poderosos de ese país, ha sido acusado formalmente de corrupción, abuso de poder y de filtrar secretos de Estado, informaron medios estatales.

Zhou fue miembro de la élite del Comité Permanente del Buró Político del Partido Comunista y es el funcionario chino de más alto rango en ser procesado desde el caso de la Banda de los Cuatro en la década de los 80.

Los cargos han sido establecidos por los fiscales en la ciudad norteña de Tianjin, señaló el Diario del Pueblo en la mañana del viernes.

La Fiscalía Popular Suprema indicó que ha completado su investigación sobre Zhou y entregó el caso a los fiscales municipales de Tianjin.

Zhou ha sido acusado de recibir grandes sobornos durante sus gestiones en diferentes órganos estatales, de acuerdo con la Fiscalía Popular Suprema.

El ex jefe de seguridad fue director general la estatal China National Petroleum Corporation, jefe provincial del Partido Comunista en Sichuan, titular de la Secretaría de Seguridad Pública y director de Política General y de la Comisión de Asuntos Jurídicos.

Durante su gestión frente a la Comisión Central de Asuntos Políticos y Legales se expandieron los servicios de seguridad interna, que pasaron a contar con unos presupuestos superiores a los del ejército chino.

"El abuso de Zhou del poder ha llevado a grandes pérdidas de los fondos públicos y ha hecho un daño severo a los intereses nacional y público, causando un impacto social adverso", precisó en un comunicado.

Zhou será sometido a juicio en Tianjin, informó la agencia estatal de noticias Xinhua, que recordó que las autoridades anunciaron públicamente en julio del año pasado que el jefe de seguridad estaba bajo investigación por presunto abuso de poder y corrupción.

Hasta la fecha, más de 90 altos cargos políticos, entre ellos 63 de menos rango ministerial, y 30 generales del ejército han sido puestos bajo investigación como sospechosos de "violaciones de disciplinas", en el marco de la campaña emprendida por el presidente de China, Xi Jinping.