Uno de cada tres jóvenes reingresa en cárceles de Los Angeles

Uno de cada tres jóvenes que salen de centros juveniles de Los Angeles son reincidentes al año de haber obtenido su libertad, reveló un estudio.

Según un reporte sobre el sistema de delincuencia juvenil del condado de Los Angeles, un tercio de los jóvenes liberados son detenidos al año de haber sido excarcelados.

La investigación, que se realizó durante cuatro años y costó 400 mil dólares, fue encabezada por la organización no lucrativa Advancement Project, y dirigida por la investigadora Denise C. Herz en Cal State Los Angeles.

El condado de Los Angeles "tiene la mayor población de jóvenes en cárceles del país y no se ve que haya progreso", indicó la abogada de Derechos Civiles de la organización, Connie Rice.

El estudio también trató de documentar la vida familiar caótica de niños que terminan en centros de detención juvenil del condado.

Además, analizó instalaciones, hogares de grupo, hospitales psiquiátricos y distribución de base comunitaria.

El equipo de investigadores encontró que la mitad de los niños provienen de familias que sobreviven con recursos de la asistencia pública y que un tercio proviene de familias con problemas de abuso de sustancias.

Dos tercios tienen padres o hermanos que han sido detenidos o encarcelados. Y uno de cada cinco provienen de familias involucradas en pandillas.

"Estamos haciendo un mejor trabajo manteniendo a estos niños en la comunidad, pero si no abordamos esos factores caóticos son más propensos a volver a los centros", alertó Herz.

Anotó que encontró que los jóvenes sufren de enfermedades mentales a un ritmo alarmante, ya que el 92 por ciento reciben algún tipo de diagnóstico.

La mitad también tuvo problemas con el abuso de sustancias, en especial de alcohol y mariguana, agregó.

Los investigadores lamentaron el desorden del sistema de recolección de datos del Departamento de Libertad Condicional del Condado de Los Angeles.

"Este se encuentra en desorden y sin dar información básica para garantizar que los servicios para los niños se organicen correctamente", denunció.

Los datos sobre la duración y la eficacia de los programas de tratamiento, por ejemplo, sigue siendo un misterio.

La información contenida en el informe requería mucho tiempo para compilar, dijeron, porque se deben analizar las anotaciones de estilo narrativo en 500 expedientes de niños bajo la supervisión del condado en 2011.

El jefe de Libertad Condicional, Jerry Powers, reconoció que no existen propuestas actuales para mejorar de manera significativa la supervisión de datos.

Los investigadores dijeron que no eran sólo obstáculos logísticos que se interponen, sino también una cultura en el condado que se mostró reacio a recopilar y analizar los datos.

Hace seis años, el Departamento de Justicia de Estados Unidos citó a centros locales por el mal uso de la fuerza contra muchos de los jóvenes.