Gana opositor Muhammadu Buhari elecciones presidenciales de Nigeria

La Comisión Electoral de Nigeria declaró hoy al candidato Muhammadu Buhari ganador de las elecciones presidenciales del fin de semana, con lo que por primera vez en la historia el país será gobernado por la oposición.

La Comisión Electoral Nacional Independiente de Nigeria (INEC, por sus siglas en inglés) declaró el triunfo de Buhari, tras contabilizarse casi el total de los votos emitidos en la elección, que estuvo empañada por actos de violencia y denuncias de fraude.

De acuerdo con los resultados, el Congreso de Todos los Progresistas (APC) de Buhari ganó con el respaldo de 15.4 millones de los votos emitidos, 2.1 millones más respecto a los 13.3 millones conseguidos por Partido Democrático Popular (PDP) del presidente Goodluck Jonathan.

Para ganar las elecciones, los candidatos necesitaban ganar más del 50 por ciento del total de los votos emitidos a nivel nacional y lograr por lo menos el 25 por ciento de los sufragio en dos tercios de los 36 estados que integran el país, lo que Buhari cumplió sin mayor problema.

El portavoz del APC Lai Mohammed informó que el presidente Jonathan ha admitido su derrota e incluso llamó ya por teléfono a Buhari para felicitarlo por su victoria en las elecciones celebradas entre el sábado y domingo pasados.

"El presidente Jonathan llamó al general Muhammadu Buhari, el ganador de las elecciones, para felicitarlo", afirmó Mohammed, según reporte de la edición electrónica del diario nigeriano This Day, que publicó los resultado de 35 de los 36 estados que han sido contabilizados.

El vocero de la APC reconoció al mandatario por aceptar el triunfo de su candidato, ya que, recordó, existía el temor de que Jonathan no aceptará su derrota.

La victoria para el ex gobernante militar quedará marcada es la historia de Nigeria, ya que primera vez en la historia del país un partido de oposición, elegido democráticamente, toma el control del país y deje de lado al partido gobernante.

Analista internacionales atribuyeron la derrota del presidente Goodluck Jonathan, a los escándalos de corrupción y el recrudecimiento de la violencia y secuestros masivos perpetrados por combatientes del grupo islamista Boko Haram, que han empañado su gobierno.

Pese a la entrega tardía de materiales electorales, las denuncia de fraude y las fallos técnicas con los nuevos dispositivos de identificación de los votantes, que obligaron a prolongar los comicios un día más, los observadores internacionales avalaron las elecciones.