Alemania y Francia declaran una relación bilateral más fuerte

La canciller federal de Alemania, Angela Merkel, y el presidente de Francia, Francoise Hollande, coincidieron hoy en que la relación bilateral se ha hecho más estrecha ante los retos que han confrontado en los primeros tres meses de 2015.

Merkel y Hollande encabezaron este martes las consultaciones Alemania-Francia, que se llevaron a cabo en Berlín. Como parte de éstas, varios ministros del gabinete francés viajaron a Berlín para entrevistarse con sus homólogos alemanes.

Los ministros de Asuntos Exteriores de Alemania, Frank Walter Steinmeier, y de Francia, Laurent Fabius, viajaron en forma inesperada a la ciudad suiza de Lausanne, donde se llevan a cabo las negociaciones de Irán con Occidente sobre su programa nuclear.

Merkel y Hollande representan corrientes políticas diferentes y si bien en un inicio de su relación no tenían mucho en común, en los últimos meses han confrontado juntos fuertes crisis, que hicieron resurgir la imagen del eje París-Berlín como ancla estabilizadora de la Unión Europea.

El caso más claro fue la negociación del Tratado de Minsk II a mediados de febrero pasado que tiene como objetivo lograr un nuevo principio de acuerdo entre el actual gobierno de Ucrania y el presidente de Rusia, Vladimir Putin.

Rusia anexó a su territorio la Península ucrania de Crimea el año pasado, mientras que apoya a fuerzas separatistas en el Oriente de Ucrania.

Minsk II se logró tras enormes esfuerzos protagonizados por Merkel y Hollande, cuando el 12 de febrero viajaron a Minsk en forma imprevista para dirigir las negociaciones entre Rusia y Ucrania, hasta que éstas llegaran a un resultado positivo.

Alemania y Francia también participan en los esfuerzos para que la negociación entre Irán y Occidente sobre el programa nuclear de Teherán llegue a buen termino.

En los dos casos de tragedias nacionales que han vivido Alemania y Francia en los tres primeros meses de este año, la colaboración entre los dos países ha sido sobresaliente.

En enero pasado se registraron varios ataques terroristas en Francia que iniciaron con una masacre contra caricaturistas del semanario satírico francés Charlie Hebdo.

El accidente de la aerolínea Germanwings, ocurrido la semana pasada, afectó mucho a Alemania ya que 72 de sus ciudadanos viajaban en el avión siniestrado, Francia ha prestado una gran ayuda a Alemania.

Esa es la atmósfera de cercanía y amistad que este martes rodeó las consultaciones germano-francesas en Berlín.

En una rueda de prensa conjunta en Berlín, Merkel y Hollande enfatizaron que Irán debe renunciar a las armas atómicas en un Tratado sobre su programa nuclear.

Merkel expuso que la esperanza de Alemania y Francia es que se logre llegar a un acuerdo aceptable.

El presidente francés remarcó que Irán debe renunciar de manera definitiva a las armas nucleares y que esas promesas deben ser revisables.

Merkel y Hollande puntualizaron que, sin embargo, que las negociaciones en Lausanne todavía no concluyen.

La canciller alemana advirtió que todavía quedan por delante duras negociaciones, mientras que Hollande expresó que Francia quiere un tratado, "pero un buen tratado".

Merkel manifestó que la estrecha cooperación entre Alemania y Francia en la política de seguridad y de defensa no ha sido una reacción a la situación que se vive en el Oriente de Europa debido a la crisis entre Ucrania y Rusia.

Ambos gobernantes expresaron su agradecimiento a todos los que han ayudado después de la catástrofe aérea del avión de Germanwings y destacaron la estrecha amistad que los unió en esos momentos.

Hollande declaró que "en estos momentos somos un solo país", tras refrendar la declaración del primer ministro francés Manuel Valls, quien anticipó que las víctimas del avionazo quedarán identificadas el próximo lunes.