Máximo Kirchner podría postularse a una candidatura en Argentina

Máximo Kirchner, hijo de la presidenta argentina Cristina Fernández, se declaró hoy abierto ante una eventual candidatura, sin aclarar a que cargo de elección popular sería postulado para las votaciones de octubre próximo.

En una inusual entrevista radiofónica, Kirchner fue cuestionado sobre si será candidato, a la que explicó que "veremos adelante lo que resuelven los compañeros (de partido), uno no quiere ser todo sí o sí, uno está donde los demás piensan que puede servir".

Sin descartar una postulación, advirtió que él no tiene problemas en defender su mirada sobre las elecciones, "pero no es sólo cuestión de ganas, sino de construcción política, de ver qué hay para ofrecer, de desarrollar una candidatura. Hay que ser pacientes".

Las declaraciones de Kirchner, de 38 años, se dieron en el marco de una entrevista en la que desmintió que haya tenido millonarias cuentas bancarias en el extranjero, como denunciaron el diario Clarín y la revista brasileña Veja.

Después de defenderse de este caso en particular, el hijo de la pareja política que ha gobernado Argentina durante la última década, aprovechó para hablar de los principales temas de la agenda política, entre ellos las elecciones generales del próximo 25 de octubre.

Esta es la primera entrevista que el hijo de la presidenta mantiene con algún medio, lo que alteró una jornada que de por sí estaba marcada por la tensión del paro nacional en contra del gobierno por parte de sindicalistas.

El próximo 25 de octubre, más de 30 millones de argentinos están convocados a elegir presidente y a renovar una parte del Congreso, por lo que las palabras de Kirchner abrieron las especulaciones sobre una posible candidatura legislativa.

La imagen pública de Máximo Kirchner había oscilado entre un "vago" adicto a jugar "a la play" que presentaba la prensa opositora, y la de un cuadro político fundamental para el oficialismo.

Máximo, hijo de Cristina Fernández y el fallecido ex presidente Néstor Kirchner, abandonó sus estudios de abogacía y se dedicó a administrar los millonarios negocios de sus padres, quienes aumentaron de manera considerable su fortuna desde que comenzaron a gobernar el país.

En el terreno político, en los últimos años creó y fortaleció a "La Cámpora", la agrupación de la militancia juvenil que tiene cada vez una mayor influencia en el gobierno.