Descarta gobernador de Guerrero que elecciones estén en riesgo

El gobernador de Guerrero, Salvador Rogelio Ortega Martínez, descartó que estén en riesgo las elecciones del 7 de junio próximo en la entidad.

En entrevista al término de la puesta en marcha de la operación salvavidas Semana Santa 2015, el mandatario estatal indicó que el desarrollo del proceso electoral no puede estar sujeto a intereses de grupos minoritarios.

"Están garantizadas las elecciones, sin desconocer que existe una petición de parte de los familiares de los 43 muchachos desaparecidos de que no se realicen las elecciones; es un derecho que no nos puede impedir nadie porque está garantizado en las leyes", señaló.

En cambio lo que debe hacerse es aprovechar el proceso electoral para generar un gran debate entre los movimientos sociales, los líderes de los partidos políticos, la sociedad civil organizada y los candidatos.

"Todos los gobiernos estamos obligados a garantizar seguridad a la ciudadanía y a las instituciones electorales antes, durante y después del proceso, por supuesto que en condiciones especiales no podríamos permitir que un grupo reducido de ciudadanos intenten complicar un derecho sagrado y que le corresponde a la ciudadanía", aseguró.

Rechazó que existan focos rojos frente al proceso electoral y negó que sea necesario implementar un operativo especial. El asunto de inseguridad en la entidad se está sobredimensionando, "el tema de que Guerrero es un volcán en erupción y desprende lava todos los días, no es cierto".

En ese sentido, pronosticó que durante Semana Santa se espera una ocupación hotelera de 98.5 por ciento en este puerto, similar a la ocurrida durante las vacaciones de fin de año.

"Si en diciembre que todavía estaba en gran intensidad el conflicto tuvimos la mejor temporada de 98.5 de afluencia en Acapulco, como producto del acuerdo para que no se bloquearan autopistas, hoy en mejores condiciones se esperan números similares de ocupación hotelera durante Semana Santa", expresó.

Agregó que hay un operativo de más de 12 mil elementos para el blindaje de las fronteras con Michoacán, Estado de México y Morelos, que va desde la tierra caliente hasta Chilpancingo.