Arabia Saudita continuará operación militar contra hutíes en Yemen

Arabia Saudita prometió hoy mantener la operación militar que encabeza contra la insurgencia hutí hasta que Yemen logre la estabilidad y seguridad, mientras que esa milicia amenazó con atacar al reino si continúa bombardeando sus posiciones.

El intercambio de advertencias tuvo lugar este sábado, en el tercer día consecutivo de la campaña militar contra el grupo islamista y cuando el presidente yemenita Abd-Rabbu Mansour Hadi llamó a los combatientes hutíes a rendirse.

El rey saudita Salman bin Abdulaziz indicó que mantendrá los bombardeos contra las posiciones rebeldes en Yemen y reiteró que esas milicias, de orientación chiíta, son respaldadas por Irán y suponen una amenaza para la seguridad de la región.

La campaña "continuará hasta alcanzar los objetivos y que el pueblo yemenita pueda disfrutar de seguridad", sostuvo el monarca en breves declaraciones después de la apertura de la XXVI cumbre de la Liga Árabe, que tiene lugar en la ciudad egipcia de Sharm el-Sheikh.

Los jefes de Estado árabes, reunidos en Egipto este fin de semana, abordarán diversos asuntos, pero en particular la crisis en Yemen, donde una coalición militar regional liderada por Arabia Saudita intenta frenar el avance de los hutíes desde el pasado jueves.

Los combatientes han tomado en las últimas semanas el control de las principales ciudades yemenitas, incluida la capital Saná, lo que obligó al presidente Hadi a retirarse hacia la sureña ciudad portuaria de Adén.

Las milicias hutíes amenazaron este sábado con responder a la ofensiva saudita con atentados suicidas en territorio de esta nación.

"Si Arabia Saudita continúa sus agresiones contra el pueblo yemení oprimido, los combatientes (hutíes) allanarán el camino para la destrucción del régimen saudita mediante operaciones de martirio dentro del país en las próximas horas", según una breve declaración.

La coalición regional atacó este sábado el aeropuerto internacional de Saná y la base aérea contigua, causando daños a los aviones y la infraestructura aeroportuaria, incluidas las pistas de aterrizaje.

En otras provincias yemenitas, llevó a cabo ataques aéreos contra posiciones hutíes y fuerzas leales al expresidente Ali Abdulá Saleh, aliadas al grupo islamista.

De acuerdo con el Ministerio del Interior bajo control hutí, la ofensiva ha dejado más de medio centenar de muertos.

En Sharm el-Sheikh, el presidente yemenita pidió a los hutíes rendirse, salir de todos los territorios que ha ocupado, dejar las instituciones del Estado y los campamentos del Ejército.

Destacó que los ataques aéreos deben continuar "hasta que esta banda anuncie su rendición", deponga las armas y sus líderes se entreguen a la justicia.