Imágenes antiguas expondrán en Puebla en procesión de Viernes Santo

Imágenes de los siglos XVI, XVII y XVIII, serán llevadas por las principales calles de esta ciudad, en la procesión de Viernes Santo.

Eduardo Merlo Juárez, arqueólogo e integrante del comité organizador indicó que se trata de cinco santos, que fieles, quienes prefieren el anonimato, se disputan el honor de apadrinar sus costosas vestimentas.

En entrevista con Notimex, dijo que la procesión de Viernes Santo, en su edición 24, se realizará el 3 de abril próximo, mostrará durante cinco horas, las imágenes de gran contenido artístico, consideradas por los poblanos como las más piadosas de la época antigua.

Eduardo Merlo explicó que una de las imágenes que más llama la atención es la de Jesús Nazareno del siglo XVI.

El costo de las vestimentas supera los 170 mil pesos, porque las bordan especialistas y las aplicaciones de pedrería son adquiridas en París y Bélgica.

Afirmó que la del Señor de las Maravillas del siglo XVII, resalta como una de las más veneradas, a la cual le cambian la vestimenta unas tres veces por año, que fue rifada por el padre de la Catedral de San José y la recibieron las monjas de Santa Mónica.

El arqueólogo señaló que otra de las imágenes que participan en la procesión de Viernes Santo es la Virgen de la Soledad, la cual proviene de Sevilla y llegó a Puebla a principios del siglo XVIII. Dio lugar a una cofradía de las Carmelitas y a la fundación del convento que es la parroquia donde se encuentra.

Añadió que las señoras ricas de la época virreinal y hasta principios del siglo XX, quienes eran las que se ocupaban de cargar la imagen, lucían sus mantos españoles, las peinetas y todas sus joyas, hoy ya no es así, pero la siguen llevando mujeres.

Merlo Juárez reconoció que es una procesión turística a la que asiste mucha gente de México y el extranjero, porque es muy vistoso que pasen tantas personas en esa forma tan devota.

"Las imágenes, la calidad de las andas (bases donde se coloca a los santos) y vestimentas, la especial devoción para cargarlas le gusta a los visitantes. Hay algunos que no son devotos de nada, incluso personas que no son religiosas vienen a presenciar la procesión", acotó.

Las imágenes religiosas incluidas en la procesión llegan al atrio de la Catedral entre las 10:30 y 11:30 horas, cuando el arzobispo Víctor Sánchez Espinosa da el primer mensaje y luego inicia el avance de la romería a las 12 horas por la calle 16 de Septiembre hasta el Zócalo y dan vuelta por la Avenida Juan de Palafox y Mendoza, donde el prelado da otra explicación.

Luego recorren otras cinco o seis vialidades hasta llegar otra vez a la calle Reforma y el Zócalo y por la 16 de Septiembre al atrio de la Catedral, a donde llegan alrededor de las 15:00 horas.

El especialista del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) resaltó que otro punto a considerar es la derrama económica que genera en la ciudad, ya que pocas veces Puebla recibe tantos visitantes como en esta fecha, cuando miles comen, compran dulces de recuerdo y van a las tiendas de artesanías.

"Hay que ver, después de la procesión, cómo avanza la gente por las calles del centro histórico, los restaurantes y las tiendas", apuntó.

El especialista comentó respecto al número participantes en San Luis Potosí en la "Procesión del Silencio", la cual tiene muchos encapuchados, andas muy bonitas e imágenes muy devotas, pero no como en Puebla donde caminan 150 mil personas.

"Pregunté a los organizadores de dicha procesión y por lo mucho juntan unas 50 mil personas y en el núcleo de la Procesión unas 20 mil. Para ellos son muchos por el tamaño de ciudad", subrayó.

En Puebla, los franciscanos organizaron desde el siglo XVI estas manifestaciones piadosas, como se aprecia en las pinturas al fresco de Huejotzingo o Huaquechula.

La tradición se interrumpió en 1861 por efecto de las Leyes de Reforma, y hasta se olvidaron. Fue hasta 1992 cuando un grupo de devotos promovió reiniciar una procesión piadosa, limitándose al Viernes Santo, con la colaboración de varios templos y parroquias, así como la anuencia y total apoyo del Arzobispado.

En Huejotzingo hay un mural donde se ve una Procesión de Semana Santa con tres cofradías que son la del Santo Entierro, la de la Santa Cruz y el Santo Rosario, mismo que data de 1570, incluso con capirotes o capuchas, similares a las que hacen en España.