Mercedes nuevamente favorito en el Gran Premio de Malasia

La imbatibilidad de los Mercedes parece ser la única cosa cierta en Malasia, sus dos autos siguen marcando la pauta después de primer día de prácticas libres, por lo que el británico Lewis Hamilton y el alemán Nico Rosberg son los principales candidatos a llevarse la bandera a cuadros.

La segunda ronda del Campeonato Mundial de Fórmula 1 tiene de nuevo a la escudería alemana en lo más alto, pero este Gran Premio puede ser el más difícil y variable de la temporada, con temperaturas que rebasan los 30 grados en pista y altas probabilidades de lluvia.

Dependiendo de qué tanta agua tengan en el trazado, el resto de equipo podría tener en mayor medida, mejores probabilidades de batir a las "Flechas plateadas". Por ahora luce muy cerca Ferrari, con Kimi Raikkonen fue el suceso del viernes al quedar segundo en cada entrenamiento.

El finlandés puso un nuevo panorama, ya que la primera sesión y con sólo un Mercedes en pista se quedó a tres décimas de Rosberg. En la segunda práctica volvió a ponerse a tres décimas, pero ahora de Hamilton, lo que hace soñar al equipo del "Cavallino Rampante".

Sin embargo, esta lucha no será tan tranquila pues Williams tiene que demostrar que sigue siendo el segundo equipo de la parrilla, tanto el finlandés Valtteri Bottas, quien debuta en la temporada tras perderse la carrera de Australia y el brasileño Felipe Massa, han dado avances significativos el primer día en Sepang.

La lucha por el resto del pastel de puntos también está cerrada, Toro Rosso, Red Bull, Lotus y hasta un Sauber han mostrado opciones para estar en esa zona, pero no será hasta la calificación cuando se vean sus verdaderas armas de cada uno.

Para Force India, la situación a primera vista luce complicada, en las dos primeras prácticas han estado fuera del Top 10, Sergio Pérez fue quien más se acercó a la punta la quedarse a 2.4, pero todavía luce lento para ir por los puntos.

McLaren tiene un peor caso, hasta ahora sus dos coches se han visto fuera de ritmo, el británico Jenson Button no ha podido meter el coche en tiempos competitivos.

Fernando Alonso se sube por primera vez desde su accidente en Barcelona y ha trabajado como si estuviera en pretemporada para adaptarse al coche, lo que tampoco le ha dejado buenos tiempos.