Pese a su eliminación, Del Potro toma con calma el regreso al circuito

Luego de sucumbir en la primera ronda del Masters 1000 de Miami, el argentino Juan Martín del Potro aseguró que se queda con un balance positivo, pues se trató de su retorno a las canchas tras dos meses fuera por lesión.

A "Del Po" lo despidió el canadiense Vasek Pospisil por parciales de 6-4 y 7-6 (7) y más allá del resultado adverso, imperan las buenas sensaciones después del cuarto choque que disputa en 13 meses, marcados por dos cirugías en la muñeca.

"No me siento frustrado, tengo que tomar las cosas positivas en mi regreso y, como lo dije antes, el resultado no es tan importante por ahora", señaló en rueda de prensa tras su temprana derrota.

"La Torre de Tandil" dejó pasar cinco puntos de quiebre en el episodio inicial y dos chances para amarrar el segundo, momentos clave en los que fue palpable la desconfianza que aún le tiene a su revés.

"Obviamente quería ganar el partido y tuve varias oportunidades en el primer set y luego en el segundo tuve un 'set point' pero no pude cerrarlo porque hice errores fáciles y no serví bien en los momentos especiales", lamentó.

Optimista, el "pampero" sentenció que "lo mejor de todo es que estoy bien ahora y no tengo problemas físicos tras el juego y me recuperaré rápido para el futuro".

En tanto, otro latinoamericano que vio acción en la jornada vespertina de este jueves fue el colombiano Alejandro Falla, quien se empleó al máximo y vino de atrás para despachar al alemán Michael Berrer por pizarra de 6-7 (5/7), 6-4 y 6-4.

"Fue un partido muy difícil, se esperaba que iba a ser así. Berrer es un jugador sólido, tiene muy buen servicio y bueno, por suerte, pude jugar bien en todo momento y físicamente aguanté", declaró a Notimex tras su victoria.

El "cafetero" está encarrilado en Crandon Park, luego de sus éxitos ante el francés Benoit Paire y el saudita Michael Mmoh en la fase de preclasificación; su siguiente prueba será contra el "bombardero" croata Ivo Karlovic.