Mexicanos en Chicago destacan por empoderamiento y activismo: cónsul

La fortaleza de la comunidad mexicana en el área metropolitana de Chicago es notable, con un activismo y empoderamiento reflejados en importantes iniciativas políticas a favor de los migrantes aplicadas en México en la ultima década.

"Es impresionante la forma en que se ha manejado aquí la comunidad mexicana", comentó en entrevista con Notimex, Carlos Jiménez Macías, cónsul de México en Chicago, la segunda ciudad con más mexicanos en Estados Unidos.

"En la comunidad migrante de Chicago surgió la iniciativa del voto para los mexicanos en el extranjero, la iniciativa de la doble nacionalidad y la matrícula consular", señaló Jiménez Macías.

Los migrantes mexicanos en Chicago también fueron los primeros en pugnar ante las autoridades estadunidenses porque se concedieran licencias de conducir para los indocumentados, lo que lograron en Illinois en el 2005, una década antes que California.

El 7 de abril próximo, la comunidad mexicana de esta ciudad podría alcanzar otro hito. Jesús "Chuy" García, un inmigrante nacido en México que llegó a Chicago a los nueve años de edad, tiene la posibilidad de convertirse en alcalde y encabezar el gobierno de la tercera ciudad más grande del país.

Ese hecho "es una prueba importante de la dimensión de la comunidad mexicana", en esta ciudad, apuntó Jiménez Macías.

El cónsul destacó que el mexicano residente de Chicago desarrolla un mayor nivel de participación, algo que se explica por el hecho de que aquí el migrante trabaja los sectores de servicios y de manufactura, lo que lo hace diferente al que trabaja en el campo. Su perfil "es un poco más alto, es menos rural y más urbano", señaló.

El diplomático aseguró que ello ha contribuido a que esta sea una de las zonas del país donde el estadunidense tiene una mejor impresión, tanto de los migrantes mexicanos como de México.

En la zona metropolitana de Chicago residen 1.5 millones de mexicanos, el 17 por ciento del total de la población en el área, estimada en unos 9.5 millones. La cifra convierte a Chicago en la segunda ciudad con más mexicanos fuera de México. Después de los Ángeles y por delante de Houston.

La mayor parte de los mexicanos que se han establecido en Chicago provienen de Michoacán, Guerrero, Jalisco y el Estado de México.

El consulado de México atiende a esta comunidad y del resto de Illinois y su jurisdicción abarca también los estados de Wisconsin e Indiana, donde residen unos 550 mil mexicanos más. "Somos de los consulados que mas personas atiende" expuso el cónsul.

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SER) se apresta por ello a abrir en junio próximo un nuevo consulado en Milwaukee, Wisconsin, que vendría a auxiliar a los residentes de esa entidad al evitar que tengan que trasladarse hasta Chicago para realizar sus trámites de documentos.

Jiménez Macías indicó que servir como cónsul de México ante una comunidad tan extensa constituye un gran reto y una fuerte responsabilidad.

Sin embargo, el diplomático que llegó a Chicago en mayo de 2013, tras haber fungido como senador y diputado federal en México, tiene algo a su favor para cumplir con la tarea; la experiencia del migrante en primera persona.

En su juventud, Jiménez Macías se aventuró también a cruzar la frontera y a vivir como inmigrante trabajando en un restaurante de Springfield, Illinois. A sus 18 años de edad, el ahora cónsul, fue detenido por la Patrulla Fronteriza en una redada en el lugar en que trabajaba y deportado a México.

El cónsul comentó que el haber experimentado lo mismo que miles de sus connacionales, le impone un compromiso tal que "yo no puedo fallar".

Destaco que para efectuar la tarea, ha recibido un continuo apoyo de la cancillería, con recursos adicionales para poder expandir los servicios que presta el consulado, especialmente ahora que miles de migrantes mexicanos están procurando sus documentos, al alistarse a solicitar los beneficios de la acción ejecutiva del presidente Barack Obama en inmigración.

Tan solo en la jurisdicción del Consulado de Chicago, unos 300 mil mexicanos podrían apegarse a los programas del alivio administrativo promulgado por el presidente. El consulado de apresta a extender sus horas de servicio, para operar también por las tardes y durante los sábados, a fin de poder atender la demanda.