Tribunal argentino rechaza denuncia contra Fernández de Kirchner

Un tribunal argentino desestimó, por segunda ocasión, la denuncia que interpuso el fallecido fiscal Alberto Nisman en contra de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, a quien acusó de pactar con Irán la impunidad de presuntos terroristas.

La Cámara Federal ratificó, con dos votos a favor y uno en contra, el fallo que hace un mes había brindado el juez Daniel Rafecas, quien consideró que no había elementos para perseguir delito alguno.

Con esta decisión, se refuerza la idea de que la denuncia que Nisman presentó el pasado 14 de enero y que provocó un escándalo político carecía de sustento, ya que no se puede imputar de ningún delito a la presidenta ni al canciller Héctor Timerman.

Nisman fue durante 10 años el fiscal encargado de investigar el ataque ocurrido en 1994 en la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), en el que murieron 85 personas.

A mediados de enero, el fiscal denunció en un escrito de casi 300 páginas que la presidenta había negociado la protección de los iraníes imputados en el atentado a cambio de hacer negocios comerciales con la república islámica.

Nisman reveló la supuesta existencia "de un plan delictivo destinado a dotar de impunidad a los imputados de nacionalidad iraní acusados en dicha causa, para que eludan la investigación y se sustraigan de la acción de la justicia argentina, con competencia en el caso".

La decisión "deliberada" de encubrir a los imputados de origen iraní, aseguró, fue tomada por Fernández de Kirchner e instrumentada por Timerman con el apoyo del diputado Andrés Larroque y los dirigentes sociales Luis D'Elía y Fernando Esteche.

Según el fiscal, el gobierno ofreció abandonar las denuncias contra los iraníes a cambio de reanudar el comercio bilateral para venderle granos a la república islámica a cambio de petróleo.

La prueba central de la acusación de Nisman era la supuesta intención de Fernández de Kirchner de eliminar las "alertas rojas" (órdenes internacionales de detención) contra los iraníes involucrados emitidas por Interpol, lo que nunca ocurrió.

El caso tomó otro matiz cuando el fiscal fue hallado muerto de un balazo en la cabeza sólo cuatro días después de presentar una denuncia que tuvo un impacto internacional.

Pese a que han transcurrido más de dos meses de la muerte, aun no se determina si Nisman se suicidó o fue asesinado, pero su denuncia perdió todo peso, ya que un juez y un tribunal la desestimaron.