Detectan agrandamiento del cráter del Volcán de Colima

El cráter del Volcán de Colima presenta una tendencia de crecimiento del cráter causada por la actividad eruptiva diaria del coloso, que oscila entre 10 y 15 explosiones, informó la Universidad de Colima.

Después de un sobrevuelo realizado la mañana del miércoles, el geólogo Carlos Navarro, responsable del seguimiento de las diferencias más notables en el Volcán de Fuego, explicó que con la explosividad de las últimas semanas, "se sigue excavando la cima del domo, que empezó a crecer desde el 2007, terminó en 2011"

"Luego volvió de nuevo a su etapa de construcción y destrucción en 2013-2014, e incluso todavía a principios de 2015. Era un anidamiento de domos, uno sobre otro, y todos ellos están desapareciendo, están siendo excavados por la parte superior", abundó.

Navarro Ochoa señaló que el cráter, de acuerdo a sus mediciones, tiene una forma ovalada y un diámetro que va de los 170 a los 190 metros y "en cuanto a su profundidad, ya rebasó los 30 metros".

"Para que la gente tenga una idea más clara de lo que ocurre en el volcán, es como un flan al que alguien se lo come a cucharadas en su parte central. Por fuera aún se ve la estructura de cono truncado, pero si se mira desde arriba, se puede apreciar el cráter, el hoyo que van dejando las cucharadas o explosiones", ejemplificó.

Mediante un comunicado difundido en el perfil de Facebook de la Universidad de Colima, refirió que el comportamiento del volcán ha seguido un patrón constante en las últimas semanas, que no aumenta ni disminuye sino que se ha mantenido constante en un promedio de 10 a 15 explosiones diarias.

"Esta tendencia puede cambiar, tanto a la baja como a la alza, ya sea que desaparezca o que tenga una etapa más explosiva; es decir, con menos explosiones pero más energéticas, como en 2005", puntualizó.

De acuerdo a las observaciones realizadas durante el sobrevuelo, realizado en un helicóptero del gobierno del estado de Colima, la infraestructura eléctrica instalada en las faldas del volcán no sufrió daños por las erupciones ni por los lahares o avalanchas de los últimos días, después de las lluvias.

El geólogo pidió no darle demasiada importancia a la altura de la columna durante las explosiones, ya que muchas veces la velocidad del viento es mayor que la velocidad de salida de dicha explosión.

Explicó que la columna suele inclinarse pronto hacia el noreste, que es hacia donde sopla el viento con una fuerza de 30 o 40 kilómetros por hora y si ésta sube más es porque no está soplando fuerte el viento.

"Las explosiones que presenta el volcán de Fuego son llamadas vulcanianas por los expertos; su característica es que son muy cortas en tiempo, de algunos minutos, y que mueren rápidamente", apuntó.

Para realizar su trabajo Navarro Ochoa se apoya en Google Earth, una herramienta que le permite comparar imágenes recientes con las de otros años y hacer mediciones, así como la información e imágenes que obtiene en sobrevuelos.