Es sistema financiero español fuerte, pero no complaciente

El sistema financiero español es ahora "estructuralmente más fuerte" que en el pasado gracias a la transformación que se ha producido, pero no puede ser "complaciente" y debe seguir reduciendo los "activos problemáticos".

El consejero delegado del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA), Ángel Cano, apuntó que "el sistema financiero español tiene que seguir reduciendo los activos problemáticos e incrementado los activos productivos, ajustando su balance y reduciendo la capacidad instalada para volver a crecer de forma rentable".

Durante su intervención en el XX Encuentro del Sector Financiero ABC-Deloitte, que se celebró este martes en Madrid, aseguró que el sistema financiero es más solvente.

Sin embargo, advirtió que "debemos ser aún más ambiciosos y reforzar el espíritu reformador para volver a situar a España como una de las principales y más atractivas economías de Europa".

Anotó que 2012 ha sido "muy difícil" tanto para Europa como para España, pero "no todo ha sido negativo, y en Europa se han dado pasos muy importantes para la recuperación".

Consideró que el Consejo Europeo de junio fijó, finalmente, una hoja de ruta hacia la Unión Bancaria y una mayor integración económica y fiscal.

"Estas decisiones y el firme apoyo del Banco Central Europeo han reducido las tensiones financieras de forma sustancial", resaltó.

Para Cano, en España también se ha avanzado mucho en el proceso de ajustes y reformas "y ya empezamos a ver algunos resultados".

Puso como ejemplo que la tendencia al alza del déficit público se ha roto y se ha recuperado la competitividad -con un gran crecimiento de las exportaciones-.

Asimismo, se pasó de un déficit por cuenta corriente superior al 10 por ciento en 2008 hasta una situación de superávit en los últimos meses de 2012 y se "ha llevado a cabo un profundo proceso de reestructuración del sistema financiero".

Recalcó que "este es el buen camino, pero aún nos queda mucho por recorrer. Debemos ser aún más ambiciosos y reforzar el espíritu reformador para volver a situar a España como una de las principales y más atractivas economías de Europa".