"Tierra caliente" compite por el Premio Mezcal en el FICG

La directora Laura Plancarte busca darle voz a las personas que no la tienen a través de la cinta "Tierra caliente", que compite por el Premio Mezcal en la 30 edición de la Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG).

En conferencia de prensa, la también directora de los cortos "Bipolar" y "Duality to Unity" expuso que decidió que su primer largometraje, cuyo estreno mundial fue hoy en el encuentro fílmico, reuniera talento de México, Venezuela, Brasil, Honduras y Gran Bretaña, para evidenciar que es global el contexto doloroso y triste que se vive en la actualidad.

Convencida de que los cineastas y en general los artistas gozan del privilegio de tener voz para expresar sus malestares, Plancarte expuso que cansada de repetir su propia voz, quiso dársela a quienes más la necesitan.

Basada en el sentir de las personas, la historia surgió de la platica entre una joven y ella. "Me contó la historia de su familia y me llegó al alma porque me dejó pensando que la peor tragedia de alguien es pasar como algo inexistente", anotó.

Bajo ese tenor, dijo, "quise prestarme como un medio para gente que realmente la necesita" y hacer algo ante las fotografías sensacionalistas que publican los medios en torno a esa problemática.

A lo largo de 76 minutos, el largometraje presenta imágenes donde la protagonista es el agua, "en alusión al devenir de un cambio y a que la vida continúa pese a todo. Es una metáfora sobre lo ahogante que resulta la situación, un grito silente".

Narrada en idioma inglés, a fin de trascender las fronteras, "Tierra caliente" (coproducción entre México e Inglaterra) se rodó a lo largo de dos años y contó con el apoyo del cineasta Carlos Reygadas, indicó Plancarte.