Brasileños marchan en favor de Petrobras y de democracia

Miles de personas salieron hoy a las calles de varias ciudades de Brasil para manifestarse en defensa de la democracia y Petrobras, empresa estatal que es el centro de un escándalo de corrupción.

El movimiento, que concluyó sin incidentes, fue convocado por la Central Única de Trabajadores (CUT), el Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST), Movimiento de Afectados por Represas (MAB), la Federación Única de Petroleros (FUP) y organizaciones estudiantiles.

De acuerdo con los organizadores, los manifestantes rechazaron los intentos de afectar el actual sistema democrático, abogaron por mantener las conquistas sociales y apoyaron a Petrobras contra las pretensiones de desprestigiarla con miras a proponer su privatización.

Las marchas se llevaron a cabo en ciudades como Bahía, Maranhao, Pernambuco, Minas Gerais, Río de Janeiro, Ceará, Goiás, Alagoas, Mato Grosso do Sul, Paraná, Sergipe, Santa Catarina, Amapá y Sao Paulo.

El presidente de la CUT, Vagner Freitas, calificó como un "suceso extraordinario" la participación en las movilizaciones.

De acuerdo con el dirigente sindical, citado por la prensa local, en Sao Paulo más cinco mil personas ocuparon gran parte de la avenida Paulista para decir "no a un golpe y sí a la democracia".

Al concluir la manifestación en Sao Paulo, el presidente nacional del Partido Comunista do Brasil (PCdoB), Renato Rabelo, señaló que la protección de Petrobras es la "defensa de la economía nacional".

Indicó que rechazaban la campaña mediática que hay contra la empresa petrolera, ya que el objetivo es buscar su privatización.

En Bahía, el presidente del PCdoB local, Daniel Almeida, acusó a la prensa de aliarse con la élite brasileña para llevar a cabo un golpe contra Petrobras y el gobierno.

"No vamos aceptar retrocesos ni golpes contra la democracia y los derechos del pueblo, indicó Almeida.

En Río de Janeiro, el acto en defensa de Petrobras y en apoyo a la presidenta Dilma Rousseff concluyó en Cinelandia, zona central de la ciudad. Los manifestantes se dirigieron después hacia la sede de la estatal petrolera para un "abrazo simbólico".

Mientras que en Brasilia, alrededor de mil 500 personas se concentraron en la Red Vial Plan Piloto, en el centro de la ciudad, donde dieron varias vueltas y gritaron consignas en favor del gobierno de Rousseff, Petrobras y en contra de la oposición.

La justicia brasileña investiga un esquema de corrupción en Petrobras, en el que empresas constructoras lograron acordar con ejecutivos y empleados de la firma estatal contratos "inflados", que resultaron en el desvío de cientos o incluso miles de millones de dólares.

Parte de esos recursos habrían sido destinados a funcionarios, políticos y campañas electorales.