Activistas analizan en ONU situación y logros de la mujer

Activistas de todo el mundo participan aquí en un encuentro convocado por la agencia de Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de la Mujer (ONU-Mujeres), para analizar situación de las mujeres en la sociedad.

Durante el foro, la directora del grupo mexicano Católicas por el Derecho a Decidir, María Consuelo Mejía, afirmó que los avances en los derechos de las mujeres en México en los últimos 20 años han enfrentado algunas resistencias.

En entrevista con Notimex en el marco de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer que organiza este mes ONU-Mujeres, la activista afirmó que la manifestación más extrema de dichas resistencias es el feminicidio.

Mejía expresó que el empoderamiento de un amplio segmento de la población femenina en México y el desafío de muchas de ellas a los roles tradicionales de género, que otorgan un papel socialmente pasivo a las mujeres, ha despertado reacciones de violencia.

Representante de organismos mexicanos de la sociedad civil ante la ONU por más de dos décadas, Mejía sostuvo que ahora la violencia contra las mujeres es más intensa, pero también más visible, por campañas de sensibilización y por los mismos cambios culturales.

"Se ha intentado cambiar la cultura machista y patriarcal en México, pero no se ha logrado avanzar lo suficiente en ese sentido. La sociedad mexicana sigue padeciendo estas características, y el síntoma más dramático de este fenómeno es el feminicidio", aseveró.

Según Mejía, la impunidad es uno de los elementos esenciales en la violencia de género, así como la perpetuación de estereotipos difundidos por medios de comunicación, cuyos personajes femeninos por lo general se apegan a imágenes tradicionales de la mujer.

"El cambio vendrá con voluntad política. Pero mientras los medios de comunicación no hagan campañas masivas de concientización, no cambie el rol de las mujeres en las telenovelas y la Iglesia católica siga concibiendo a las mujeres como buenas sólo si son madres, el cambio será difícil", dijo.

En ese sentido, la activista opinó que la situación de la población femenina mexicana varía ampliamente dependiendo de su clase económica y su lugar de residencia.

"Hay mujeres que tienen acceso a información, a buena educación y que rechazan la idea de tener los hijos que Dios les mande, en especial si viven en la Ciudad de México, donde la interrupción del embarazo hasta de 12 semanas es legal desde 2007", aseguró.

En cambio, lamentó Mejía, pese a que las mujeres pueden legalmente interrumpir su embarazo en todos los estados de México en caso de violación, en algunas entidades eso es prácticamente imposible.

El encuentro de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer se lleva a cabo en la sede de la ONU del 9 al 20 de marzo, con la participación de miles de delegadas provenientes de todo el mundo.