Foros, tertulias y exhibiciones en Caracas recuerdan legado de Chávez

El centro de la capital venezolana se ha convertido en lugar de debate ideológico, en el que por diversos medios se intenta defender la supremacía del modelo "socialista", instaurado por el fallecido presidente Hugo Chávez (1999-2013).

Al conmemorarse dos años del fallecimiento del ex gobernante, quien murió el 5 de marzo de 2013, el gobierno ha lanzado numerosos foros de debate y actos culturales para recordar al fundador de la "revolución bolivariana".

Los foros suelen realizarse en las instituciones gubernamentales que abundan en el centro de Caracas y abarcan desde los "cineforos" realizados por el Ministerio de la Cultura hasta tertulias callejeras.

En la céntrica Plaza Bolívar, es frecuente escuchar a una suerte de pregoneros que arengan a los transeúntes sobre la amenaza que representa el "imperialismo" estadunidense para la revolución en América Latina.

De igual manera, en la cercana "Esquina Caliente" se suelen debatir los tópicos más candentes del momento, como sucedió esta semana con la supuesta amenaza de "invasión" que Washington habría lanzado sobre Venezuela.

A unos pasos de distancia, en el edificio de la jefatura de gobierno del Distrito Capital, un foro llamado "fucking fracking" expuso días atrás el daño que causaría la fractura hidráulica al subsuelo para extraer petróleo en Estados Unidos.

Para el gobierno venezolano, el "fracking" es un ejemplo de como el modelo capitalista puede llegar a destruir el medio ambiente para lograr la extracción de los recursos naturales de la tierra.

En el plano cultural, en los diversos teatros que hay en el centro caraqueño se ha exhibido la obra de teatro "De Arañero a Libertador", que narra la historia del fallecido líder socialista al ritmo del ballet.

La trama cuenta los orígenes humildes de Chávez, quien en su infancia era llamado "arañero" por un dulce llamado de araña en su pueblo natal en los llanos, hasta su ascenso al poder para liberar a Venezuela.

Esta multitud de actos, realizados para "mantener vivo el legado de Chávez" hacen que cualquier visitante se percate en pocos minutos de lo que es una obviedad: el centro de Caracas es territorio chavista.