Entregan reconocimiento a defensoras de derechos de las mujeres

La Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) entregó el reconocimiento Hermila Galindo 2015 a varias defensoras de los derechos de mujeres.

En la categoría Individual, el premio fue para Rubí de María Gómez Campos, y en la de Organización de la Sociedad Civil, a Conservación, Investigación y Aprovechamiento de los Recursos Naturales (Ciarena).

Además, la CDHDF otorgó Mención Honorífica en la categoría Individual a la defensora Leocadia Cruz Gómez, así como a Defensa Jurídica y Educación para Mujeres "Vereda Themis" en la categoría de Organización de la Sociedad Civil.

En la entrega de reconocimientos, la secretaria ejecutiva del organismo, Marycarmen Color Vargas, dijo que en el país, y particularmente en la ciudad de México, existen avances en el marco jurídico a favor de las mujeres, aunque aún persisten desafíos para el pleno goce de sus derechos.

Uno de ellos es la conciliación de la vida laboral, familiar y reproductiva, donde es necesario que los hombres y la sociedad asuman su responsabilidad participando en tareas relativas al cuidado, el trabajo doméstico y la reproducción, aseveró.

Color Vargas sostuvo que otro pendiente es el fenómeno del acoso y hostigamiento sexual de que son objeto las mujeres, cuyo abordaje y resolución es una de las demandas más sentidas de este sector, pues tienen el derecho irrestricto de transitar y vivir libres de violencia y discriminación.

A su vez, la coordinadora de Desarrollo Institucional de Equis Justicia para las Mujeres e integrante del jurado, Lourdes Barrera, calificó como indignante la violencia social e institucional contra el género femenino, pues "somos un país de muchas leyes a favor del sector, pero sin justicia".

Por su parte, la investigadora Gómez Campos agradeció el reconocimiento a nombre de todas las indígenas de Michoacán y manifestó que aún falta mucho para reconocer el valor humano de las mujeres.

En su turno, la directora de Ciarena, Silvia Pérez Yescas, denunció las violaciones a los derechos que sufren las mujeres indígenas en todo el país, pues "cuando vamos a presentar una demanda las autoridades nos ignoran, por lo que tenemos que ir una y otra vez para que nos hagan caso".