Berlusconi pagó más de dos mdd a invitadas al "bunga bunga"

El exprimer ministro italiano, Silvio Berlusconi, pagó entre 2010 y 2014 más de dos millones de dólares a las mujeres que asistían a sus fiestas, excluida la marroquí Karima El Mahroug, alias Ruby, según las actas de una indagación judicial.

El nuevo documento fue depositado este viernes ante el Tribunal de Examen de Milán, consta de más de mil 500 páginas y su contenido fue publicado por los medios locales.

La integración de este documento es resultado del trabajo de la fiscalía milanesa, que investiga a Berlusconi y a otras 44 personas por presunta corrupción.

En especial, plantea la hipótesis de que el exjefe de gobierno habría pagado a las mujeres que participaron en sus fiestas del llamado "bunga bunga" (orgías), a cambio de su silencio.

El primer juicio por el llamado "caso Ruby" concluyó el miércoles pasado, cuando la Corte Suprema absolvió a Berlusconi de las acusaciones de concusión y prostitución de menor.

Los jueces consideraron que el exjefe de gobierno no amenazó a la jefatura de la policía de Milán para que en mayo de 2010 liberara a Ruby, que había sido arrestada por robo.

Asimismo, determinaron que aunque en sus veladas había prostitución, no pudo comprobarse que Berlusconi sabía que Ruby era menor de edad cuando la retribuyó a cambio de sexo.

La nueva indagación podría derivar en la apertura de un nuevo juicio por corrupción contra Berlusconi.

Según las actas depositadas ante el Tribunal de Examen de Milán, Berlusconi pagó dos millones 150 mil euros (unos dos millones 273 mil dólares) a unas 20 mujeres que eran huéspedes de sus veladas en su residencia en Arcore, Milán.

Entre las beneficiarias de ese dinero no figura, sin embargo, Ruby quien de acuerdo con su exabogado habría recibido un pago de seis millones de euros (unos seis millones 343 mil dólares) por no revelar detalles de su relación con Berlusconi.

La marroquí habría invertido parte de esos recursos en la localidad turística de Playa del Carmen, en el sureste de México, por lo que los fiscales de Milán pidieron la colaboración judicial de ese país americano.

Según las actas, en diciembre de 2013 Berlusconi escribió a sus amigas para informarles que no podía seguir retribuyéndolas, porque su acto de "generosidad" habría sido mal interpretado.

Asimismo, el exjefe de gobierno dio un último pago por 25 mil euros (unos 26 mil 430 dólares) a cada una de 14 jóvenes.

Para conocer los detalles de los pagos, los fiscales sometieron a varios interrogatorios a Giuseppe Spinelli, contador del exprimer ministro.

Según las actas, las indagadas no tienen fuentes de ingreso documentadas que no estén vinculadas de manera directa o indirecta con Berlusconi.