Papa Francisco anuncia Año Santo de la Misericordia

El Papa Francisco anunció hoy su decisión de convocar un Año Santo extraordinario dedicado a la misericordia, un Jubileo que se extenderá del 8 de diciembre de 2015 al 20 de noviembre de 2016.

El anuncio lo hizo este viernes durante una ceremonia dedicada a la penitencia en la Basílica de San Pedro del Vaticano.

El anterior Año Santo fue el Gran Jubileo del Año 2000 y fue convocado por el entonces Papa Juan Pablo II.

"He pensado a menudo cómo la Iglesia podría hacer más evidente su misión de ser testigo de la misericordia. Es un camino que inicia con una conversión espiritual. Por esto he decidido convocar un jubileo extraordinario que tenga como centro la misericordia de Dios", dijo.

"Será el Año Santo de la Misericordia. Lo queremos vivir a la luz de la palabra del señor: Sean misericordiosos como el padre. Iniciará en la próxima solemnidad de la Inmaculada Concepción (el 8 de diciembre) y concluirá el 20 de noviembre de 2016", detalló.

Indicó que la organización del jubileo quedará a cargo del Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización del Vaticano, para que pueda animar como una "nueva etapa" del camino de la Iglesia en su misión de llevar a cada persona "el evangelio de la misericordia".

El Papa se dijo convencido que toda la Iglesia podrá encontrar en el jubileo la alegría por redescubrir y hacer fecunda la misericordia de Dios, con la cual todos están llamados a dar consuelo a todo hombre y a toda mujer del tiempo actual.

"Lo confiamos desde ahora a la madre de la misericordia para que dirija a nosotros su mirada y vigile sobre nuestro camino", apuntó.

En la antigüedad, para los hebreos el jubileo era un año declarado santo, que tenía lugar cada 50 años, y durante el cual se debía restituir la igualdad a todos los hijos de Israel, ofreciendo nuevas posibilidades a las familias que habían perdido sus propiedades e incluso la libertad personal.

A los ricos, en cambio, el año jubilar les recordaba que llegaría el tiempo en el que los esclavos israelitas, que de nuevo eran iguales a ellos, podrían reivindicar sus derechos.

La Iglesia Católica inició la tradición del Año Santo con el Papa Bonifacio VIII, en el año 1300. Este pontífice estableció la realización de un jubileo cada siglo.

Desde el año 1475 -para permitir a cada generación vivir al menos un Año Santo- el jubileo ordinario comenzó a celebrarse cada 25 años.

Un jubileo extraordinario, en cambio, se proclama con ocasión de un acontecimiento de particular importancia.