Amor y desamor, canto a la mujer, se transforman en poemario maya

El amor y el desamor, el canto a la mujer a quien se entrega el corazón y se comparte con ella la dicha de amar, se transforman en el poemario en lengua maya "Yaamaj Ya´anal Cháak" o "Amor bajo la lluvia", del escritor Feliciano Sánchez Chan.

Construido durante más de dos décadas, "Yaamaj Ya´anal Cháak" rompe con el estilo prosístico del también promotor de la cultura maya, quien se opone a concebir el amor como una actividad rutinaria del ser humano, por el contrario, lo eleva a una verdad divina.

Autor de ocho títulos personales previos, el escritor maya se asume como un "loco", pues afirma que después de "Los Amorosos" de Jaime Sabines (1926-1999), cualquier autor tendría problemas mentales para escribir un libro sobre el amor.

"No me atrevía a sacarlo porque de algún modo a mí se me ha identificado como un autor que escribe poemas meramente culturales y llanos. Aunque en mi libro ´Siete sueños´ hay una pequeña coleccioncilla de poemas de amor, es hasta ahora que escribo de manera exclusiva sobre el amor. No es un tema fácil, pues universalmente ha sido muy tratado y es un tema recurrente", explicó.

El escritor consideró que "lo único que me salva es quizá como lo tratamos (el tema del amor) nosotros en maya y lo que significaría para nosotros los mayas. Se dice que el amor es universal y es tan cierto, y se manifiesta por igual en cualquier raza, en cualquier idioma, en cualquier preferencia sexual".

Sin embargo, es "en los distintos lenguajes de los grupos humanos en los que se dan variadas formas de nombrarlo y también hay que señalarlo, con la particularidad de la idiosincrasia de cada grupo, también hay formas de expresarlo.

"Para los habitantes de la lengua castellana, de repente resulta que amor se puede hacer, de pronto se dice ¡hagamos el amor!, como si el amor fuera una actividad cotidiana y no un sentimiento de reciprocidad que hay entre dos individuos".

"Yo afirmo que en maya, en este caso, tratándose de una pareja no se le quiere, se le ama. De pronto han habido poetas, compositores que se han atrevido a poner versos que literalmente se traduce como te quiero y simplemente eso no es una construcción maya, es un lugar común en español".

Sánchez Chan refirió que dicho con palabras mayas, "te quiero", no es la estructura, ni la forma de pensamiento o la forma de enunciar un sentimiento en lengua maya.

En maya, abundó, hay formas de decir te amo: una alude al ser amado y la estructura en lengua maya corresponde a un término arcaico cuyo significado provendría del dolor y lo sagrado, se tendría que transcribir como algo dulcemente doloroso o dolorosamente dulce, como es el amor.

Otro concepto, que es como una versión intermedia de amor sería una palabra que significa acordar, concordar y reciprocidad en el acuerdo, confianza entre dos, liga a los dos por la confianza que privilegia por encima de los intereses personales el interés de ambos.

"Yo digo que el amor es eso, esos conceptos que hay en maya para nombrar el amor nos aproximarían a entender, a razonar un poquito de algo que evidentemente no se puede razonar, no se puede describir, simplemente sucede, cuando entre dos se da esa posibilidad".

Sánchez Chan reconoció que bajo esos conceptos lingüísticos "me curaba en salud para salvaguardar mi integridad como creador, para escribir un libro de poemas dedicado al amor y en consecuencia también al desamor: al final de cuentas la vida está hecha de esos ingredientes, el amor que provoca encuentro y desencuentro".

En este libro exclusivamente se habla de la mujer amada -independientemente quien sea esa mujer amada- como el complemento que solo se puede dar con quien se acuerda, con quién concuerda, con quién hacer coincidir tus sentimientos, justamente para privilegiar los sentimientos de ambos, por los personales.

Los poemas que conforman "Amor bajo la lluvia" vienen "desde mi temprana edad cuando empiezan a manifestarse en mí este tipo de sentimientos pero no solía dar a conocer estos textos".

"No me puedo explicar porqué luego de más de un medio siglo de vida y un cuarto de siglo de vida sufriendo y disfrutando del amor, al final de cuentas me atrevo a sacar un libro de este tipo", indicó el poeta.

Probablemente ante esta proximidad, como decía un poeta amigo de habla náhuatl, Juan Hernández, lo más difícil de la vida es que de pronto ya no podrás disfrutar de ese complemento indispensable del amor que sería la relación carnal.

Pero tus ojos siguen percibiendo la belleza de la mujer, tu corazón sigue palpitando cuando percibes su belleza y cuando hay cierta expresión y reciprocidad en algún sentimiento, tu corazón lo sigue sintiendo, a pesar de que en algún momento dejes de disfrutar de ese complemento de la relación carnal, añadió.

"Yo no sé si dada mi edad que rebasa el medio siglo aflora en mí esa valentía para sacar un libro absolutamente del amor y del amor dedicado a la mujer en este caso".

"Diría que esa expresividad del amor, en algún momento lleva a tomar una decisión de poder manifestarlos de algún modo, más en el caso de nosotros que somos escritores que no solemos guardar muchas de las cosas que pensamos, que creamos, que inventamos y de entre esos van también las cosas que sentimos en las relaciones más próximas con ese ser humano", apuntó.

El poemario "Yaamaj Ya´anal Cháak" o "Amor bajo la lluvia", fue presentado en la Feria Internacional de la Lectura 2015, marco en el cual Feliciano Sánchez Chan recibió un homenaje como parte de la cátedra "Hugo Gutiérrez Vega" de la Universidad de Guadalajara.