Invita Ricardo Mazal a un mundo desconocido con "Bután-Abstracto"

Al visitar Bután en 2014, el artista plástico Ricardo Mazal (Ciudad de México, 1950) se enamoró de ese país, de su gente y de su espiritualidad, ya que se trata de un país netamente budista.

"Y dentro de esa espiritualidad, lo que más me llamó la atención fueron las Banderas de Oración, que al ser tocadas por el viento, éste se lleva las oraciones alrededor de todo el mundo", comentó ese artista visual a Notimex.

Durante una entrevista con motivo de la apertura de su exposición "Bután-Abstracto" en el Centro Cultural Estación Indianilla de esta capital, el creador mencionó que ese concepto le pareció tan poético, que decidió hacer una serie de obras de gran formato con base en esas Banderas, cuyo mensaje al espectador es que se deje adentrar "en un mundo remoto y desconocido, pues se conoce el budismo, pero casi nadie conoce bien a Bután".

Explicó que Bután es un país que estuvo cerrado al mundo durante muchísimos siglos. "Sin influencias del comunismo ni del capitalismo, Bután sólo permitía la entrada de 300 turistas del resto del mundo al año".

"Hace apenas nueve años, el rey de esa nación decidió abrir el reinado, hacer una democracia y convocar a elecciones. Inmediatamente entró la tecnología contemporánea con su Internet y la cultura de todos los rincones del mundo".

El antecedente de la exposición que a partir de hoy está abierta a todo público, se halla en noviembre de 2014 en Nueva York en la Sundaram Tagore Gallery del entrevistado.

Ahí, abrió una muestra pequeña, como prueba piloto para la que la víspera abrió aquí, "pues el Centro Cultural Indianilla es tan espectacular, que es difícil manejarlo. Se debe tener un gran cuidado con los formatos y al llenar las áreas, si no la obra se pierde en el espacio".

Ricardo Mazal explicó, parado en medio de la exposición multimedia y de personas que la admiraban con interés, que el visitante puede extasiarse con una docena de pinturas de gran formato, cinco videos con la filmación que él mismo hizo con una de las banderas de Bután, una serie de seis fotografías y una composición musical que sirve de fondo a la exposición, creando así una atmósfera hermana a la que se palpa allá en Bután.

Se trata, dijo, de una nueva serie de obras abstractas con las que continúa su exploración en torno a los temas centrales de su obra, como la vida, la muerte, la transformación y la renovación.

"El público entra a través de un espacio interactivo visual con proyecciones, en varias pantallas, de Banderas de Oración de Bután. Durante la exposición, se le invita a escribir sus propias frases de manera digital, las cuales se proyectarán en las pantallas".

Ricardo Mazal espera que cuando entre la gente a esta exposición, deje el caos de la vida diaria allá afuera, y que esta muestra les dé una oportunidad de transportarse a otro lado.

"El salón de videos invita a observar y a meditar; la sala principal ofrece pinturas de gran formato, con mucha vida, mucho color y mucho movimiento. Por estas experiencias, que son multisensoriales, yo espero que cada persona se lleve un pedacito de Bután", subrayó.

Esta nueva serie se centra en el tema que representan las Banderas de Oración butanesas. Los blancos brillantes y los colores primarios de esas banderas simbolizan el reino, y comúnmente están inscritas con oraciones o mantras, que según sus creencias, transmiten la buena fortuna al resto del mundo.

"Siento que en México la gente entiende muy bien esto, porque es un país con una sensibilidad y una espiritualidad muy especial", concluyó.

Ricardo Mazal vive y trabaja tanto en Santa Fe, Nuevo México, como en Nueva York. Expone internacionalmente en galerías de Estados Unidos, Canadá, México, Hong Kong y Singapur.

En la última década ha presentado obra en el Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey (2000), el Museo de Arte Moderno de la Ciudad de México (2006), el Museo de Arte de Querétaro (2009), y el Museo de Arte Abstracto Manuel Felguérez (2010).