Lenguas Maternas, riqueza que jóvenes deben mostrar

La escritora Sol Ceh Moo y Luisa Santos, artesana del municipio de Pahuatlán, llaman a los jóvenes, así como a los habitantes de las comunidades donde existan lenguas maternas, a fortalecer y mostrar su riqueza de hablarlo, así como escribir en su idioma.

En entrevistas por separado, señalaron que es necesario que todos aquellos que saben alguna de las lenguas maternas que tiene México la difundan y transmitan generación en generación, sobre todo el estar orgullosos de lo que son y no avergonzarse.

Sol Ceh Moo, ganadora del Premio Nacional Nezahualcóyotl 2014, consideró que hay que vivir el Día Internacional de la Lengua Materna de manera cotidiana; además que se puede hacer una pronunciación, reglamento o declaratoria que permita que se pueda ingresar en cada uno de los niveles educativos la enseñanza de estos diversos idiomas.

"Iniciando con los idiomas con el mayor número de hablantes, luego reforzando la recuperación y permanencia de las otras lenguas maternas del país", acotó.

La escritora de libros bilingües como "Mis letras en las paredes de la Vagina" destacó que uno de los factores que enfrentan las lenguas maternas es que sus habitantes tengan algún tipo de vergüenza; asimismo no se reconocen y no se identifican, esto al mismo tiempo de recordar lo que ella vivió.

"Poseo una de las lenguas más importantes de México como es la Maya. Trate de negarme y buscarme otra posición y ser como las demás personas, pero eso es necesario saber siempre quiénes somos, de dónde venimos, cómo nuestros padres nos enseñaron hablar primero y permanecer en ellas", sentenció.

Indicó que tiempo después tuvo la necesidad de estudiar su propia lengua, con la cual debió crecer, lo cual no era necesario, ya que lo poseía en casa, pero al alejarse tuvo que pagar para ser parte de ella.

"Sufrí tanta vergüenza por haberlo negado, cuando debió de ser mi orgullo principal y que actualmente tuve que aprender mi idioma, volverlo a conocer y estudiarlo nuevamente, cuando y lo había tenido en casa", puntualizó.

Ante todo esto, Ceh Moo consideró que si bien los padres han vivido la opresión social durante años y hacerlos sentir indígenas menos, eso debe cambiar ya que son ellos quienes deben sentirse valorados y trasladar de generación en generación a través de la oralidad esa enseñanza del idioma.

Reconoció que es absolutamente necesario, como herramienta primaria, que sea enseñada en el hogar y después a través de las instituciones ingresar en la enseñanza-aprendizaje de cada uno de los idiomas.

"Es muy necesario y obligatorio que vaya surgiendo como una forma de educación básica", acotó.

Resaltó que es importante enseñar las lenguas maternas a los niños, la juventud, adultos mayores y hasta los señores independientemente que hayan crecido en cuanto a edad, a veces están olvidados de vivir su lengua materna.

"Están olvidados de ser quienes deben ser, además que se alejan de su tradición y cultura, así como lo es el sentimiento, la manera de pensar de la cosmovisión de los pueblos originarios", acotó.

Subrayó que todos en el país son México y es una sola cultura, sus habitantes no son distintos, son todos iguales, en donde sólo las lenguas suenan distintas, pero los sentimientos y la forma de vivir son muy similares, independientemente que las sociedades se vean distintas, no lo son.

Sol Ceh Moo llamó a todos aquellos menores que no han cumplido 17 años recordar y pensar en ella.

Por su parte, Luisa Santos, de la comunidad de San Pablito, del municipio de Pahuatlán, en entrevista con Notimex, dijo que el español lo aprenden cuando ya van a la escuela, de ahí, que aprenden desde niños el Otomí el cual se conserva mucho en su población.

"A veces la gente se burla de nosotros cuando lo hablamos al estar fuera de la comunidad, ya que salimos con la familia y nos comunicamos en nuestro dialecto ", mencionó.

Destacó que a pesar de ello no le da pena, porque es su lengua, que desde niños les enseñaron hablar así, ya cuando se va a la escuela aprenden el español y ahí lo dominan poco a poco.

"La gente que va a la escuela habla el otomí y el español. Ahora al gobierno le ha dado mucha prioridad a la gente indígena, hay mucha posibilidad de mejorar en cuanto a la educación en las comunidades indígenas, nos sentimos orgullosos de ser indígenas y tener una lengua y que nos guía para poder alcanzar una meta para quienes siguen estudiando", acotó.

Santos mencionó que se dedica a la artesanía y elaboración del papel amate, todo esto para vender y sacar adelante mis hijos.

"Para nosotros no es difícil hablarlo, pero para la gente quiere aprender si les es difícil pronunciar las palabras en otomí, no saben en cuanto al tono y forma de hablar y pronunciar", dijo.