Exposición del INEHRM celebra 60 años del voto de la mujer en México

Un recorrido gráfico sobre la histórica lucha de la mujer mexicana para promover la equidad y, por ende, la igualdad sustantiva entre los géneros, podrá ser apreciado en una muestra que durante marzo tendrá el Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (INEHRM).

A lo largo de 10 mamparas, el visitante podrá conocer el devenir de esas pequeñas grandes conquistas que ha tenido la mujer, como el del 3 de julio de 1955, cuando las mujeres mexicanas emitieron por primera vez su voto a nivel federal.

La cronología comienza con la Declaración de los Derechos de las Mujeres de 1791, emitidos por Olympe de Gouges, para continuar con La Convención sobre los Derechos Políticos de la Mujer, propuesta por la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas.

El nacimiento de las Asociaciones Políticas Femeninas en México durante el Porfirismo, la mujer durante la Revolución Mexicana, el papel destacado de las Maestras Normalistas y la figura de Hermila Galindo, quien presentó la iniciativa del voto de la mujer en el Congreso Constituyente de 1916.

También, el Primer Congreso Feminista de Yucatán, donde las mujeres expusieron sus preocupaciones y se asumieron dirigentes partícipes de la sociedad, dejando a un lado la invisibilidad que las mantenía en las penumbras de la acción social.

El INEHRM recordó que gracias a Felipe Carrillo Puerto, Yucatán se convirtió en el primer estado de la República en otorgar el sufragio a las mujeres; las tres primeras diputadas locales fueron Elvia Carrillo, Beatriz Peniche y Raquel Dzib Cicero, quienes se integraron al Congreso de Yucatán, postuladas por el Partido Socialista del Sureste.

Y es que aunque la Constitución de 1917 no negó explícitamente la ciudadanía a las mujeres, el derecho a votar y ser elegidas tampoco se obtuvo.

En 1923, la Sección Mexicana de la Liga Panamericana de Mujeres realizó el Primer Congreso Nacional Feminista, en la Ciudad de México y contó con la asistencia de 100 delegadas, su consecuencia inmediata fue que el 13 de julio del mismo año, el gobernador de San Luis Potosí, Aurelio Manrique, decretó el derecho de las mujeres del estado a votar y a ser elegidas en elecciones municipales.

En 1925, la legislatura del estado de Chiapas reconoció a las mujeres mayores de 18 años los mismos derechos políticos del hombre.

Durante la campaña presidencial de Lázaro Cárdenas, en 1934, se conformó el Frente de Mujeres Mexicanas. Por su parte, Refugio García y Soledad Orozco, dirigentes del Frente Único Pro Derechos de la Mujer, lanzaron sus candidaturas independientes debido a que el Partido Nacional Revolucionario (PNR) declinó respaldarlas.

Ante la intensa movilización sufragista, en 1937 Cárdenas impulsó la reforma al artículo 34 de la Carta Magna para otorgar la ciudadanía a las mujeres; no obstante, él mismo la congeló porque había indicios de que el voto femenino beneficiaría al candidato opositor, de tendencia conservadora.

Años después, el 6 de abril de 1952, siendo candidato a la presidencia de la República, Adolfo Ruiz Cortines prometió ante 20 mil mujeres la ciudadanía sin restricciones, la cual se refrendó en 1953, aunque se materializó hasta el 3 de julio de 1955, hace 60 años.

Fue entonces, abundó, cuando las mujeres mexicanas votan por primera vez en una elección federal y se convierten en protagonistas.