Tristan Corbière, maestro del simbolismo, a 140 años de su muerte

El francés Tristan Corbière, maestro del simbolismo, que emplea el sarcasmo, la crítica irónica y un espíritu de rebeldía en su obra, fue reconocido hasta después de su muerte, ocurrida hace 140 años, el 1 de marzo de 1875, cuando tenía 29 años de edad.

Corbière tuvo fama hasta que Paul Verlaine (1844-1896) lo incluyó en su prosa poética "Los poetas malditos", reconcimiento suficiente para llevar su trabajo a la luz pública y establecerlo como uno de los maestros del movimiento artístico de finales del siglo XIX.

De acuerdo con "biografiasyvidas.com", Tristan Corbière nació en Morlaix Francia el 18 de junio de 1845. Su madre, Marie Angélique fue una de las más prominentes familias burguesas, mientras que su padre, Édouard Corbière, era escritor.

A los 12 años ingresó al colegio Saint-Brieuc, pero al cabo de dos años regresó a casa debido a su precaria salud. Durante su pequeña estadía académica, cayó presa de una profunda depresión y en consecuencia de las extremas temperaturas invernales, contrajo un severo reumatismo articular que deformó su cuerpo.

A partir de este suceso, Tristan renunció a los estudios y se trasladó al sur del país, donde se apasionó por los paseos marítimos en bote, en compañía de pintores, que alentaron su gusto por el dibujo y la caricatura.

Después viajó a la ciudad de Nápoles, aunque su gusto por el mar de Morlaix lo hizo regresar en la primavera de 1870. Al año siguiente, frente al mar de Roscoff, conoció a una mujer llegada de París, quien inspiraría a la Marcela de "Los amores amarillos".

Fue una de sus obras más reconocidas, donde nace su figura singular y contraída en cuerpo y espíritu, en un lamentable gesto sarcástico hacia la vida que lo deformó miserablemente y condujo a cansarse de la gran poesía romántica italiana acerca del amor.

A finales del año 1873, tuvo colaboración en algunos periódicos, en donde publicó su obra "Los amores amarillos", con ayuda de su padre, sin embargo, nadie supo apreciarla y tuvo que escribir un segundo tomo de versos titulado "Mirlitons".

Su única obra publicada "Les amours jaunes" (1873), es un libro de poemas en donde la lírica descriptiva, refleja la atracción que despertó el autor por el gusto al océano, ya que su padre de joven escribió novelas marítimas, según el sitio "mundopoesia.com".

Además de su gusto por la tierra y la gente de Bretaña, estos tres placeres que poseía, se unieron a originales hallazgos formales, dirigidos por el sarcasmo, crítica irónica y espíritu de rebeldía que aplicaba el autor en sus poesías.

Entre algunas de sus obras que han sido conocidas públicamente se encuentran "A la eterna dama", "Femenino singular", "Soneto a Sir Bob", "Steam Boat", "Buena fortuna y fortuna", "A una camarada", "La pipa del poeta", "Pobre muchacho, "Ocaso" y "Buenas noches".

En 1874 su salud empeoró a causa de la tuberculosis que contrajo y en el mes de diciembre se le encontró desvanecido en el suelo de su habitación. Aguantó el viaje de regreso a su hogar, donde murió en los brazos de su padre a los 29 años.