Inauguran tres obras viales en Coahuila

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) inauguró en Coahuila la construcción del Puente Abasolo-Periférico y la modernización de las carreteras San Pedro-Cuatrociénegas y San Buenaventura-Estación Hermanas.

En un comunicado, la dependencia detalló que estas obras requirieron una inversión cercana a 900 millones de pesos, lo que beneficiará a más de un millón de habitantes e incrementará la conexión con el noreste del país agilizando el flujo vehicular y disminuir las emisiones de contaminantes en la zona.

Señaló que el puente vehicular Abasolo-Periférico cuenta con una estructura de 890 metros de longitud, cuatro carriles de circulación, y cuyo costo fue de 200 millones de pesos en favor de más de 700 mil habitantes de la zona.

Con esta obra se aliviaron problemas de saturación vial que se registraban en la zona urbana de Saltillo, disminuyendo la contaminación en la región y garantizando el flujo continuo de automotores que transitan sobre el Periférico Luis Echeverría Álvarez, así como las avenidas Mariano Abasolo y José María Lafragua.

Además, con un presupuesto de más de 107 millones de pesos para la ampliación de la carretera San Buenaventura-Estación Hermanas, con 41.1 kilómetros, se favorecerán a 25 mil habitantes, tanto automovilistas y pasajeros, que van de Matamoros, Mazatlán y los puertos fronterizos de Ciudad Acuña y Piedras Negras.

Los usuarios contarán con una vía rápida con la cual pueden ahorrar 20 minutos en promedio en el tiempo de traslado a Piedras Negras, al evitar pasar por el Libramiento de Ciudad Frontera.

La SCT agregó que los trabajos consistieron en la ampliación de siete a 12 metros en un tramo de 11.5 kilómetros, y en la modernización y conservación en los casi 30 kilómetros restantes.

En tanto, en la carretera San Pedro-Cuatrociénegas, y con una inversión de 575 millones de pesos, se consolidó el eje carretero Laguna Norte, con una longitud de 164 kilómetros, que permite la conexión con los corredores México-Piedras Negras, Matamoros-Mazatlán y Matamoros-Tijuana.

Esto benefició a más de 330 mil habitantes de la región, cuyo tránsito vehicular pasó de velocidades de 60 a 100 kilómetros por hora, y los tiempos de traslados se redujeron 40 minutos, concluyó.